53 Refinor procesa todo el petróleo del Noroeste y el que se recibe desde Bolivia. La empresa tiene unas 80 estaciones de servicio y maneja un poliducto de 1.100 kilómetros de extensión.

Refinería, un centro neurálgico desde el que se distribuye energía a todo el país
En la localidad de Campo Durán, municipio de Aguaray, se encuentra ubicada la única refinería del norte argentino, que recibe petróleo crudo y gas natural proveniente de la cuenca del Noroeste y del sur de Bolivia para su procesamiento industrial. Refinor -conformado en la actualidad por YPF, Pampa Energía y Pluspetrol- es el consorcio que en el año 1992 y luego de un concurso público internacional se hizo cargo de este centro neurálgico de generación de energía, que cuenta con un laboratorio que controla cada uno de los pasos de eleboración de los productos y la calidad final de los mismos, y el medio de distribución -a través de un poliducto de 1.100 kilómetros de extensión- de los derivados que se producen en la región. En 1994 Refinor comenzaba la apertura de los centros de servicios Refinor, cuya red se extiende en la actualidad a provincias del norte y noroeste, 80 en total. Unos 400 operarios de alta calificación más otros 150 pertenecientes a empresas de servicios trabajan en la planta, a los que se suman trabajadores no calificados de las comunidades originarias, como Campo Durán, que realizan tareas de mantenimiento. Y en los centros de servicios trabajan unas 1.200 personas más. El complejo para llevar adelante la refinación del petróleo y la industrialización del gas cuenta con plantas de procesamiento como: destilación atmosférica de Topping, destilación al vacío hidrotratamiento de naftas, reformado catalítico de naftas (planta de reforming), turboexpansión de gas y fraccionamiento de LPG. Ingeniero Dante Eichenberger, actualmente a cargo de la planta. El ingeniero Dante Eichenberger es desde marzo de 2017 gerente operativo del Complejo Campo Durán, que comprende la destilería y el poliducto, y se desempeña en Refinor desde hace 17 años. En referencia a la actividad que tiene el complejo explicó que “estamos operando a plena carga con relación al gas, ya que al complejo ingresa lo que producen las operadoras Pan American Energy, Tecpetrol y Pluspetrol, que en su conjunto suman una producción de alrededor de 5 millones y medio de metros cúbicos de gas por día. A eso -precisó el directivo- le sumamos el gas que proviene de Bolivia, que suman 15 millones de metros cúbicos, ya que la destilería tiene una capacidad de industrialización de gas de 20.350.000 metros cúbicos/día”. Bolivia aporta el gas que producen los pozos del sur de ese país, algunos de los cuales se ubican en las mismas formaciones geológicas de los yacimientos norteños. Desde 2016 esa rica región gasífera cuenta con la planta Carlos Villegas, más conocida como Planta Gran Chaco, que se ubica a pocos kilómetros de la localidad de Yacuiba y que fuera construída con una tecnología muy similar a Campo Durán. En ese complejo el procesamiento del gas consiste en la recuperación del LPG (liquified petroleum gas por su sigla en inglés). Pero a diferencia de lo que sucede en el norte argentino, el sur boliviano no cuenta -al menos en la actualidad- con el sistema de ductos que se requiere para sacar la producción, por lo que solo pueden recurrir a camiones de transporte. En relación con el petróleo, el gerente operativo del complejo Refinor precisó que “solamente procesamos lo que se produce en la cuenca del NOA, lo que implica alrededor de 1.100 m3/día y que se utiliza para la fabricación de gasoil y nafta virgen, que es refinada en la propia destilería; posteriormente es enviada a la planta que el consorcio posee en Tucumán, donde se le agrega un 10% de biocombustibles, como dice la legislación vigente. Fuente El Tribuno
"/>
Refinería, un centro neurálgico desde el que se distribuye energía a todo el país

En la localidad de Campo Durán, municipio de Aguaray, se encuentra ubicada la única refinería del norte argentino, que recibe petróleo crudo y gas natural proveniente de la cuenca del Noroeste y del sur de Bolivia para su procesamiento industrial.
Refinor -conformado en la actualidad por YPF, Pampa Energía y Pluspetrol- es el consorcio que en el año 1992 y luego de un concurso público internacional se hizo cargo de este centro neurálgico de generación de energía, que cuenta con un laboratorio que controla cada uno de los pasos de eleboración de los productos y la calidad final de los mismos, y el medio de distribución -a través de un poliducto de 1.100 kilómetros de extensión- de los derivados que se producen en la región.
En 1994 Refinor comenzaba la apertura de los centros de servicios Refinor, cuya red se extiende en la actualidad a provincias del norte y noroeste, 80 en total.
Unos 400 operarios de alta calificación más otros 150 pertenecientes a empresas de servicios trabajan en la planta, a los que se suman trabajadores no calificados de las comunidades originarias, como Campo Durán, que realizan tareas de mantenimiento. Y en los centros de servicios trabajan unas 1.200 personas más.
El complejo para llevar adelante la refinación del petróleo y la industrialización del gas cuenta con plantas de procesamiento como: destilación atmosférica de Topping, destilación al vacío hidrotratamiento de naftas, reformado catalítico de naftas (planta de reforming), turboexpansión de gas y fraccionamiento de LPG.

Ingeniero Dante Eichenberger, actualmente a cargo de la planta.

El ingeniero Dante Eichenberger es desde marzo de 2017 gerente operativo del Complejo Campo Durán, que comprende la destilería y el poliducto, y se desempeña en Refinor desde hace 17 años. En referencia a la actividad que tiene el complejo explicó que “estamos operando a plena carga con relación al gas, ya que al complejo ingresa lo que producen las operadoras Pan American Energy, Tecpetrol y Pluspetrol, que en su conjunto suman una producción de alrededor de 5 millones y medio de metros cúbicos de gas por día. A eso -precisó el directivo- le sumamos el gas que proviene de Bolivia, que suman 15 millones de metros cúbicos, ya que la destilería tiene una capacidad de industrialización de gas de 20.350.000 metros cúbicos/día”.
Bolivia aporta el gas que producen los pozos del sur de ese país, algunos de los cuales se ubican en las mismas formaciones geológicas de los yacimientos norteños. Desde 2016 esa rica región gasífera cuenta con la planta Carlos Villegas, más conocida como Planta Gran Chaco, que se ubica a pocos kilómetros de la localidad de Yacuiba y que fuera construída con una tecnología muy similar a Campo Durán.
En ese complejo el procesamiento del gas consiste en la recuperación del LPG (liquified petroleum gas por su sigla en inglés). Pero a diferencia de lo que sucede en el norte argentino, el sur boliviano no cuenta -al menos en la actualidad- con el sistema de ductos que se requiere para sacar la producción, por lo que solo pueden recurrir a camiones de transporte.
En relación con el petróleo, el gerente operativo del complejo Refinor precisó que “solamente procesamos lo que se produce en la cuenca del NOA, lo que implica alrededor de 1.100 m3/día y que se utiliza para la fabricación de gasoil y nafta virgen, que es refinada en la propia destilería; posteriormente es enviada a la planta que el consorcio posee en Tucumán, donde se le agrega un 10% de biocombustibles, como dice la legislación vigente.

Fuente El Tribuno

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.