"Tenemos que reflexionar un segundo, por qué pudo pasar que una obra que empezó en el 2001 se haya demorado tanto tiempo, qué pasaría por la cabeza de (Julio) De Vido para no terminar esta obra, de (Oscar) Parrilli que es de por acá que no se ocupó de terminarla", arrancó su discurso el presidente Mauricio Macri, acentuando algunas sílabas, al inaugurar el Tercer Puente sobre el Río Neuquén, entre Cipolletti y Neuquén, último acto para promover la gestión en esta campaña.

En contadas ocasiones la Patagonia ha estado en la agenda nacional de presidentes y candidatos. Nunca con la intensidad de estas últimas semanas. ¿Por qué Mauricio Macri va a contramano de lo usual en campañas políticas y cierra esta etapa de campaña con dos gobernadores de la oposición a los que llama en público Alberto y Omar y no por sus apellidos o cargos? Precisamente porque su pelea es simbólica, primero en comparación con la gestión anterior al abonar la polarización y la tensión entre el pasado y el futuro que promete. En segundo lugar en la búsqueda de una construcción electoral, como fue en el 2015 cuando apostó al norte argentino contra el poder histórico del peronismo. El dato fundamental, además, es que cada diputado que gane será uno menos en la crucial negociación de Cambiemos, como primera minoría parlamentaria, con la oposición. Y si bien la Patagonia no inclina una contienda presidencial, éste es un turno legislativo.

Matemáticamente Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Capital suman casi el 65% del padrón electoral. En cambio Neuquén, Río Negro y Chubut equivalen al 3%, La Pampa y Santa Cruz no llegan al 1% y Tierra del Fuego solo representa 0,39% del padrón nacional. El esfuerzo de Cambiemos apunta pintar el mapa del día 23 con los colores del macrismo. La apuesta de máxima sería ganar La Pampa, Río Negro, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego. La apuesta de mínima ganar Santa Cruz y quedarse con al menos un diputado en cada una de las otras provincias. En cualquier caso sería una mejora sustancial.

El 13 de agosto, con tres bancas para diputados en disputa, Alma Sapag se impuso en forma individual (22,61%) pero en votos el Movimiento Popular Neuquino perdió frente a la suma de los dos candidatos que competían en la interna de Cambiemos (24,86%). Y en Río Negro el gobernador Alberto Weretilneck acaba de bajar su lista de candidatos, tercera detrás del PJ y de Cambiemos, sin chances en una elección donde hay sólo dos bancas en juego.

La polarización nacional debilitó a los mandatarios provinciales y Macri fue a buscar el 'voto útil' y anti K de Neuquén y Río Negro.

La estrategia es la misma que en el Conurbano y el resto del país: inaugurar obras hasta el último día permitido (hoy) y apelar a la gobernabilidad como necesidad compartida con los gobernadores. Los dos, Weretilneck y Gutiérrez, necesitan apoyo nacional, como también sus respectivos intendentes. Sonreían ambos con el río Neuquén de fondo, asintió Weretilneck cuando el Presidente chicaneó a De Vido y Parrilli y aplaudió efusivamente Gutiérrez cuando Macri recordó que acaban de inaugurarse los vuelos hacia y desde Chile.

El llamado Tercer Puente que une a Cipolletti con Neuquén es una obra comprometida por la ex concesionaria de las rutas de la zona e iniciada en el año 2001. Faltaba completar la conexión entre el puente y la ruta 7, sobre la margen Oeste del Río Neuquén y entre el puente y la ruta 151 en la margen Este cipoleño. En ambos lados los intendentes pertenecen a Cambiemos: Horacio 'Pequi' Quiroga y Aníbal Tortoriello.

San Martín de los Andes, Villa Traful, Villa La Angostura y Bariloche han sido ciudades de Neuquén y Río Negro visitadas por el Presidente de la Nación. La de hoy fue la primera visita al Alto Valle, estigmatizado por un sector frutícola fuertemente golpeado y el cierre de fábricas en la zona industrial ubicada a pocos kilómetros del sitio donde se cortaron las cintas.

La visita fue precedida por otras, entre ellas la del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que el martes pasó por Viedma y dejó varias señales. Weretilneck que tiene en el justicialista Martín Soria, intendente de General Roca, su mayor adversario, recalculó y se acerca sin estridencias al Gobierno. Los votos que deja huérfano su frente Juntos Somos Río Negro se los disputan ahora Cambiemos, el PJ y Magdalena Odarda de la Coalición Cívica-ARI en versión local. Los analistas dividen sus pronósticos y ven final incierto: Cambiemos se queda con esa porción, se divide entre la oposición o entre los tres contrincantes por partes más o menos iguales.

Lo cierto es que en la Casa Rosada el paso al costado del gobernador fue celebrado, sobre todo después de la marcha atrás de Río Negro para la instalación de la comprometida central nuclear que rechazaban fuertemente los rionegrinos. Weretilneck espera en contraprestación, y con urgencia, el aval nacional para bonos en dólares del llamado Plan Castello. Y ya hay quienes vislumbran una sociedad política con vistas al 2019. "Estamos abiertos a las incorporaciones" admitió Frigerio pero también acentuó la identidad de Cambiemos.

Neuquén fue más beligerante con el Presidente, aunque el Comahue amaneció sin los fuertes vientos que azotaron a la región el jueves, con suspensión de clases y cierre de comercios incluidos. Los estatales nucleados en CTA, ATE y ATEN, los gremios más combativos, aguardaron a la comitiva en la Ruta 7, cortada desde temprano por trabajadores de la maderera MAM en contra del ajuste, de la reforma laboral y en reclamo por la aparición de Santiago Maldonado. Llegaron temprano y avanzaron hasta cerca de donde el Presidente descendió en helicóptero. "Estamos viviendo el ajuste de los 90", se oyó por altavoz. Aunque no se notó, el propio Gutiérrez mantiene una disputa con Nación que exige el traspaso del instituto jubilatorio provincial (ISSN) a la Anses.

A la visita de Macri junto a varios de los funcionarios nacionales, Guillermo Dietrich de Transporte entre ellos, sucederán la próxima diversos actos con el jefe de gabinete, Marcos Peña; el radical Mario Negri, y tal vez la propia Elisa Carrió entre los más destacados, tres variantes de Cambiemos para atraer los diferentes perfiles de posibles votantes de Río Negro y Neuquén.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: