Nicolás Pachelo

En lo que puede interpretarse como un giro sorpresivo, a poco de que la causa prescriba, Nicolás Pachelo y su ex esposa, Inés Dávalos Cornejo, fueron llamados en la tarde de este viernes a declaración indagatoria como sospechosos de ser los autores del crimen de María Marta García Belsunce, cometido el 27 de octubre de 2002 en el country Carmel, de la localidad bonaerense de Pilar.

El pedido de indagatoria fue realizado por Leonardo Loiterstein, Andrés Quintana y María Inés Domínguez, los nuevos fiscales que fueron designados para investigar el hecho antes del 27 de octubre, cuando se cumplan los 15 años y prescriba la causa.

Pachelo y Dávalos Cornejo son el centro de la hipótesis histórica del marido y la familia de María Marta. Según ellos, el caso fue un homicidio en ocasión de robo en el que la socióloga fue ejecutada a balazos cuando regresó a su casa y se encontró con ladrones. La familia siempre apuntó sus sospechas contras los vigiladores y el por entonces vecino del country Nicolás Pachelo, quien nunca llegó a ser imputado y solo fue citado como testigo.

Dávalos deberá presentarse a las 10 del viernes 13 de octubre en la sede de la UFI 2 de Pilar. Su ex marido Pachelo hará lo mismo el martes 17. Ambos serán indagados por el delito de "homicidio criminis causa agravado por el uso de arma de fuego", pero de momento no serán detenidos, ya que, según fuentes judiciales, siempre se mantuvieron a derecho. Lo que se cree es que cometieron el asesinato para tapar el delito del robo.

En la indagatoria, los fiscales le solicitarán a Dávalos que se someta a un cotejo de ADN para determinar si su patrón genético coincide con el perfil NN femenino que fue hallado junto a otros dos perfiles NN masculinos, en una de las paredes de la escena del crimen.

La socióloga fue hallada en la bañadera de su casa

María Marta García Belsunce, de 50 años, apareció muerta el 27 de octubre de 2002 en el baño de su casa, en el country El Carmel de Pilar. La familia la veló en la misma vivienda y a todos les dijeron que había sufrido un accidente doméstico en el baño.

Recién el 2 de diciembre de ese año los médicos forenses hallaron cinco proyectiles en la cabeza de la mujer. La causa tuvo un giro inesperado y el fiscal Diego Molina Pico acusó por "encubrimiento agravado" a Horacio García Belsunce (h); al viudo Carlos Carrascosa; al cuñado Guillermo Bártoli (ya fallecido); al padrastro Constantino Hurtig; al medio hermano John Hurtig; a la masajista Beatriz Michelini; a los vecinos del country Sergio Binello y Nora Taylor; y al médico Juan Ramón Gauvry Gordon.

En 2007, se realizó el primer juicio oral: el Tribunal Oral N° 6 de San Isidro absolvió por unanimidad a Carrascosa por el "homicidio", pero lo condenó en un fallo dividido (dos votos contra uno) por "encubrimiento" a la pena de cinco años y medio de prisión.

Carlos Carrascosa (Télam)

Dos años más tarde, en junio de 2009, la Cámara de Casación Penal bonaerense revocó el fallo de primera instancia y condenó al viudo a la pena de prisión perpetua como "coautor de homicidio calificado".
En la investigación realizada hasta 2009 se apuntó a un complot de la familia y el entorno de la víctima para ocultar el crimen, mientras que los allegados sostuvieron la teoría del asesinato en el marco de un robo.

El 4 de noviembre de 2011 el Tribunal Oral N° 1 de San Isidro condenó a Bártoli a cinco años de prisión; a Horacio García Belsunce, a cuatro; a John Hurtig, a tres años y medio; al médico Gauvry Gordon y a Sergio Binello, a tres años, todos ellos por el delito de "encubrimiento", y poco después recuperaron la libertad en una decisión que fue apelada y llegó a la Corte.

El 10 de septiembre de 2012, la Corte Suprema de Justicia bonaerense ratificó la condena a prisión perpetua de Carrascosa al rechazar dos pedidos de nulidad presentados por su defensa y el viudo recién fue beneficiado con el arresto domiciliario en febrero de 2015.

Finalmente, el 20 de diciembre de 2016, la Sala V del Tribunal de Casación Penal provincial determinó la absolución del viudo tras proceder a una revisión del caso ordenada por la Corte Suprema de Justicia.

El fallo fue apelado por el fiscal ante Casación Penal, Carlos Altuve, mediante un recurso extraordinario presentado ante la Suprema Corte provincial con el fin de que se reinstaure la condena impuesta a Carrascosa en 2009.

La fecha de cierre de la causa se producirá cuando se cumplan 15 años del asesinato, es decir, el 27 de octubre próximo. La clave del caso está en tres tipos de ADN, dos masculinos y uno femenino, encontrados en la escena del crimen, que por el momento no pudieron ser identificados.

LEA MÁS:

Las hipótesis del caso García Belsunce: del complot familiar al Cartel de Juárez

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: