Todo comenzó a los 18 años cuando inició su exitoso camino en el mundo de la moda. Desfiló para los mejores diseñadores y triunfó en las pasarelas internacionales. Hoy, Fabiana Araujo es más que una modelo icónica y conductora santafesina, sino un ejemplo debido a su gran historia de vida.

No solo desfilar y hacer campañas gráficas la llevaron a la cima, probó en un casting para ser actriz y quedó seleccionada para la conducción de un programa de TV. Un espacio propio llamado "Donna Moda" que conquistó hace más de dos década, una propuesta fashionista que sirve de vidriera especialistas del universo de la moda nacional.

Fabiana Araujo es ex modelo y actual conductora de Donna Moda, un programa dedicado a mostrar lo mejor de la moda nacional y últimos tratamientos belleza (Maria Eugenia Salgado)

Sus conquistas no sólo se plasmaron a nivel profesional durante su vida debió atravesar dos duras enfermedades -el cáncer de mama en 2011 y el síndrome de Guillain Barré,- y hoy ve la vida desde otra perspectiva. Recibió a Infobae en el coqueto barrio de la Recoleta, en la maison de peluquería Sanders para de la moda, diseño y temáticas femeninas.

– Sos un verdadero ícono de elegancia, belleza y moda, ¿cómo fue tu paso por la moda argentina?

– Bueno yo empecé la moda desde muy joven a los 18 años, vivía todavía en la ciudad de Santa Fe y nunca pensé que mi carrera, mi forma de ganarme la vida y la trayectoria que hoy tengo iba a ser a través de la moda. En realidad empezó como un hobby, algo extracurricular y de repente en un desfile me vio Elsa Serrano y me dijo "¿Qué tenés que hacer?" y en octubre me vine a Buenos Aires y fue un cambio de vida, enorme. En esa época no era tan común irse a vivir del interior a Buenos Aires y empezar una carrera, encima como modelo, pero para mi primero fue una sorpresa y después una enorme satisfacción. Te ponen la mejor ropa, los mejores peinados, te maquillan, te ponen joyas, los mejores zapatos y encima llegas a la punta de la pasarela, te aplauden y después de eso te pagan, es una gloria, un trabajo glorioso, la verdad que sí.

Inició la carrera de modelo a los 18 años cuando fue descubierta por Elsa Serrano, cerro desfiles y participó en los míticos shows de Roberto Giordano en Punta del Este. También cuando en Buenos Aires se realiza el desfile a beneficio de FUCA, Araujo siempre está presente.

– ¿Cuál es el mejor recuerdo que tenés de aquellas épocas?

– Todos. Haber compartido pasarela con los grandes íconos como Tini de Bucourt, Mora Furtado, Carmen Yazalde que yo las veía en la revista y estaba al lado de ellas, con una sola pasada, los desfiles de Giordano… Fue una época gloriosa donde no había tantas modelos, no había agencias, nos conocíamos todas. Me dio muchas oportunidades para viajar por todas partes del mundo. Todas experiencias positivas.

– ¿Qué tips le darías a las mujeres para lograr tener tu figura?

– Vino por genética, siempre fui delgada y mi familia también lo es. Hago actividad física y como poco, pero lo ideal es aceptarse como uno es, en el envase que uno vino y respetar su cuerpo con una buena alimentación, no consumir alcohol, drogas ni fumar. No es una cuestión de belleza, primero es la salud y luego la belleza.

– Sos una mujer luchadora como ninguna, ¿cómo te definirías?

– Resiliente, lo que no te mata te fortalece. En realidad creo que las mujeres somos así, somos de ir para adelante, de buscar soluciones, de aceptar lo que nos pasa, no es una cuestión de género, ni feminista ni mucho menos, pero me parece que las mujeres estamos mas preparadas para afrontar esto, los dolores, las enfermedades, organizar familias. De la mujer dependen muchas cosas.

Lanzó su propia colección de indumentaria llamada “Fabita” de blusas estampadas y lisas de seda. “Son prendas que yo usaría”, explicó Fabiana Araujo (Maria Eugenia Salgado)

– Octubre como ya sabemos es el 'mes rosa' y hace un par de años pudiste superar la enfermedad del cáncer. ¿Cómo tomaste la noticia cuando te lo detectaron?, ¿qué fue lo primero que se te vino a la mente?

– Me hice una biopsia de un tumor en la lola, cuando leí carcinoma en el diagnóstico, leí esa palabra y se me borró el significado. Yo decía, ¿carcinoma quiere decir cáncer? Y sí, quería decir cáncer. La primera sensación es como de parálisis, te asusta por supuesto, te da mucho miedo porque la palabra cáncer tiene un significado y una connotación muy negativa en la sociedad porque todos tuvimos un papá, una mamá, un pariente, un amigo al que le fue mal. Entonces lo primero que se siente es eso, miedo angustia y susto, después pasa cuando tenés la oportunidad de hablar con los médicos, cuando te explican, cuando sabes a lo que te estás enfrentando y creo que lo que primero hay que hacer es eso, aceptar lo que te está pasando y conocer.

Fabiana participó de la exclusiva producción que realizó Infobae por el mes rosa y el día internacional del cáncer de mama. En el 2011 ella pudo combatirlo y hoy es una gran referente para las mujeres (Gustavo Saiegh)

– ¿Qué consejo le darías a quienes están padeciendo el cáncer de mama?

– Infinidades de mujeres se acercaron a mí, que estaban atravesando esta situación. No todas somos iguales, hay muchas mujeres que se deprimen, se angustian y no encuentran consuelo de lo que les está pasando. Yo siempre digo, cuando a uno le pasan cosas buenas en la vida, formar una familia, enamorarte, tener un buen trabajo, uno dice "¡Me lo merezco!", pero cuando te pasa algo malo como es el cáncer u otra enfermedad no hay que preguntarse "¿Por qué me pasa esto a mí?", sino "¿Para qué me está pasando esto?"

Domingo, en casa #ElAmorSana❤️

A post shared by Fabiana Araujo (@fabitaaraujo) on

– Se cumple casi 1 año que te diagnosticaron el síndrome de Guillain Barré, ¿cómo es esta enfermedad y qué síntomas tuviste?

– El síndrome de Guillain Barré es una enfermedad auto-inmune, la provoca mi propio cuerpo, se van desmielinizado los nervios, la vaina que recubre los nervios se va perdiendo, se degrada y eso produce que no puedan llegar las órdenes a los miembros de todo el cuerpo. Es una enfermedad que produce parálisis, empieza desde los pies para arriba y puede seguir hasta tomar las extremidades superiores y el sistema respiratorio. En mi caso fue las piernas y la mitad de la cara. No es nada agradable, sentirte paralizada en una cama sin poderse mover, sin poder caminar. Yo recogía las piernas y se me abrían, se caían, es una enfermedad difícil, para mí fue más difícil que el cáncer, de hecho me costó mucho tiempo recuperarme. Estoy casi llegando a un año y recién ahora puedo decir que estoy bien.

LEA MÁS:

Lucha contra el cáncer de mama: Infobae se tiñe de rosa para la concientización

Diane von Fürstenberg, la diseñadora que creó un imperio a partir de una pieza feminista

Quién es es la gurú argentina del "makeover" que le cambia el look a la gente común

Lily-Rose, la hija millennial de Johnny Depp que arrasa en la moda: nueva musa de Lagerfeld e imagen de Chanel

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: