Rex Tillerson habló en Ginebra sobre el futuro de Bashar al Assad en Siria (Reuters)

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, declaró este jueves que Bashar al Assad no tiene futuro como presidente de Siria y que tendrá que dejar el cargo en el marco de un proceso de paz auspiciado por la ONU.

Las declaraciones de Tillerson ante la prensa se produjeron durante una visita a Ginebra en la que se reunió con el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, quien intenta organizar una nueva ronda de negociaciones de paz a partir del 28 de noviembre.

Tillerson dijo que la política de Washington no había cambiado, aunque sus declaraciones incluían un lenguaje más duro del hasta ahora mantenido por la administración estadounidense, que en el pasado había dicho que el futuro de Al Assad no era una cuestión prioritaria.

"No creemos que haya un futuro para el régimen de Al Assad o la familia Al Asad", dijo Tillerson.

"Ya lo dije varias veces. El reinado de la familia Al Assad está llegando a su fin, y la única cuestión ahora es saber cómo se producirá este", añadió.

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson (Reuters)

Tillerson explicó que Washington considera que la salida de Al Assad se producirá como parte de la aplicación de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se enmarcan las negociaciones de paz entre el Gobierno sirio y la oposición en Ginebra.

Esta resolución prevé, entre otras cosas, la creación de un Gobierno creíble, inclusivo y no sectario en un plazo de seis meses en Siria, y un calendario y proceso para la elaboración, también en seis meses, de una nueva Constitución.

Bashar al Assad, con ayuda militar de Rusia e Irán, ha recuperado terreno en varios territorios disputados con el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Gracias a esto, ha logrado mantener las riendas del país desde el inicio de la guerra civil, en 2011, y no ha cesado de repetir que no dimitirá por la presión de los rebeldes, a los que califica de "terroristas".

Varias potencias occidentales, la oposición siria y los países árabes vecinos de Siria acusan a Al Assad de ser responsable de las 330.000 muertes que ha dejado el conflicto.

En un reporte divulgado este jueves, la ONU responsabilizó al régimen sirio de Bashar al Assad por el ataque con gas sarín que dejó más de 80 muertos el pasado mes de abril.

"El panel (de expertos) está seguro de que la República Árabe de Siria es responsable del lanzamiento de sarín en Khan Sheikhun el 4 de abril de 2017″, señala el documento obtenido por la agencia AFP.

Durante la presidencia de Barack Obama, Estados Unidos aseguró en varias ocasiones que los días de Al Assad a la cabeza de Siria estaban contados, pero rechazó recurrir a ataques militares después de que Damasco usara armas químicas.

Con información de AFP

LEA MÁS:

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: