La nueva edición de The Economist ofrece un resumen muy crítico de la situación de Facebook, con un título elocuente: "Fracaso épico".

En el interior, la revista británica analiza la gran crisis de la red social, que a su entender puede conducir a una crisis del modelo de negocios de todas las empresas que toman los datos personales para monetizarlos.

“Facebook enfrenta un colapso de su reputación”

La nota principal, "Facebook faces a reputational meltdown" ("Facebook enfrenta un colapso de su reputación"), señala que tras el escándalo de la malversación de datos de Cambridge Analytica, Mark Zuckerberg demoró cinco días para ofrecer una respuesta pública, y que al hacerlo no abordó el gran problema de la crisis de confianza, ya que la denuncia se conoció luego de los casos de las noticias falsas y las operaciones rusas.

"El año pasado prendió la idea de que Zuckerberg podría competir por la presidencia en 2020, e intentar dirigir el país más poderoso del mundo. Hoy el fundador de Facebook lucha para mostrar que es capaz de dirigir la octava de las empresas que cotizan en bolsa en el mundo, o que algunos de sus 2.100 millones de usuarios deberían confiar en ella", comienza el artículo.

“Se ve a Facebook fuera de control”

El episodio de Cambridge Analytica encaja en "un patrón de desprolijidades sobre la privacidad, tolerancia a la inexactitud y renuencia a reconocer errores". El artículo recuerda que a comienzos de 2017 Zuckerberg desestimó la idea de que las noticias falsas hubieran influido en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos con una expresión poco seria ("es algo bastante loco") y en septiembre reconoció que firmas vinculadas al Kremlin habían gastado apenas USD 100.000 dólares para comprar 3.000 avisos en la plataforma, pero omitió que 150.000 usuarios habían visto inicialmente las publicaciones de los agentes rusos.

"En Europa y cada vez más en Estados Unidos se ve a Facebook fuera de control y en fase de negación", dice la nota que, además, recuerda que de los USD 493.000 millones de valor de la compañía "sólo USD 14.000 son físicos: el resto es intangible y potencialmente efímero".

Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, enfrenta la peor crisis de su empresa. (Reuters)

Las medidas que anunció Zuckerberg —auditoría de las aplicaciones dentro de la red social y mayor control, de ahora en más, de los datos a los que acceden los desarrolladores— no son eficaces para enfrentar la situación. "Facebook necesita un análisis completo e independiente de su enfoque sobre el contenido, la privacidad y los datos, incluido su papel en las elecciones 2016 y el referéndum del Brexit", según The Economist.

"Cada año Facebook debería publicar un informe sobre su comportamiento que detalle todo desde la prevalencia de noticias falsas hasta las violaciones de la privacidad".

La red social "y otras firmas tecnológicas" deben abrirse, por ejemplo mediante la creación de "un ombudsman de la industria, llamémosle el Comité de Derechos de Datos", sigue la nota. "Parte de su trabajo sería establecer y hacer cumplir las reglas por las cuales los investigadores independientes acreditados pueden mirar dentro de la plataforma sin amenazar la privacidad de los usuarios. Hay software que se desarrolla en este momento pensando en eso".

“Facebook necesita un análisis completo e independiente de su enfoque sobre el contenido, la privacidad y los datos, incluido su papel en las elecciones 2016 y el referéndum del Brexit”

Ese mismo Comité podría revisar los protocolos de entrega de datos personales y actuar como mediador en el caso de quejas.

"Facebook parece creer que sólo necesita ajustar su enfoque. En realidad la empresa, y otras firmas que absorben datos de consumidores, deberían asumir que todo su modelo de negocios está en peligro", según la revista de economía y política. "A medida que los usuarios se informan mejor, la alquimia de quitarles sus datos sin pagarles y manipularlos con fines de lucro puede terminarse".

El artículo sugiere que estas empresas compensen a los usuarios por su información o les permitan acceder a las plataformas sin publicidades. "Las ganancias no serán tan fáciles, pero la alternativa es cruel. Si Facebook termina como un servicio regulado, con sus beneficios limitados, sus ganancias podrían bajar un 80 por ciento. ¿Qué le parece eso, Zuckerberg?".

“Se especula que algunos de sus lugartenientes, incluida Sheryl Sandberg, podrían irse el año próximo”

Una segunda nota, "The Facebook scandal could change politics as well as the internet
" ("El escándalo de Facebook podría cambiar la política tanto como internet")
analiza el caso de Cambridge Analytica como "una crisis corporativa y un ajuste de cuentas político".

Parte de las consecuencias corporativas son los rumores de renuncias de directivos: "Se especula que algunos de sus lugartenientes, incluida Sheryl Sandberg, podrían irse el año próximo", según The Economist. "Se espera que el director de seguridad, Alex Stamos, renuncie".

En el plano político, señala que ya la confianza de las personas en las redes sociales está en baja, y que "los estadounidenses han pasado menos tiempo en Facebook, en parte porque mucho de lo que ven en línea es negativo y dudoso". En total, en el mundo, la baja del tiempo de los usuarios en la plataforma es del 15%, concluyó el artículo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Mark Zuckerberg, sobre el escándalo de su empresa: "Es una ruptura de la confianza entre Facebook y la gente"
El Congreso de los EEUU citó a testimoniar a Mark Zuckerberg por el escándalo de la filtración de datos de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: