Cristiano Ronaldo vivió un partido especial en Suiza: su selección, Portugal, cayó vapuleada 3-0 ante la rejuvenecida Holanda, que no participará del Mundial de Rusia. El crack del Real Madrid, de 33 años, no pateó al arco: su único intento se dio estando fuera de juego, y así y todo Cillessen se lo atajó. Y atravesó un momento particular cuando se dio una invasión de campo.

(AFP)

El delantero venía de convertir los dos goles agónicos de la selección lusa en la victoria 2-1 ante Egipto (y había celebrado 20 conquistas en sus últimos 15 encuentros en la Seleçao das Quinas). Sin embargo, frente a Holanda, el campeón de la Eurocopa fue arrollado, dejando en el camino una serie de ocho encuentros sin tropiezos.

(AFP)

Memphis Depay, Ryan Babel y Virgil van Dijk convirtieron los tantos para el conjunto de Ronald Koeman, todos en la primera etapa, desplegando un fútbol que mucho se emparentó con el ADN holandés.

Ronaldo padeció el partido, en todo sentido. Es que durante el mismo se dio la invasión de campo de tres aficionados, cuyo único objetivo era tomarse una foto con la estrella del Merengue. Uno de ellos, incluso, intentó besarlo.

Cristiano los recibió con evidentes gestos de fastidio, pero accedió a los saludos, en un partido que, por diferentes motivos, jamás olvidará.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Una ex Miss Bumbum piensa denunciar por acoso sexual a Cristiano Ronaldo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: