Télam 01/04/2018 Buenos Aires: Arsenal le empató 2-2 a Chacarita

A descendido Arsenal de Sarandí, un club que a diferencia de los otros podemos considerarlo como una inquietud familiar. Muchos dirigentes pasarán a la historia por todo aquello que hicieron en una institución. Sería injusto nombrar a todos. Fueron nombres que hicieron grandes a sus clubes: Amalfitani (Vélez), Leyden (Ferro), Armando (Boca), Liberti (River) y la nómina podría ser infinita.

Estos fueron prohombres convertidos en dirigentes paradigmáticos entre muchos otros. Pero el caso de Arsenal es tan diferente, que el club no hizo a sus hombres, sino que un hombre hizo a su club.

Julio Humberto Grondona, hincha de Independiente al igual que toda su familia, entendió que había lugar en Sarandí para hacer un clubcito de barrio que le permitiera a los chicos que no pudieran llegar ni a Independiente ni a Racing una alternativa más modesta y factible yendo a probarse y jugar en Arsenal Fútbol Club.

Para que sea una mezcla más perfecta de sus preferencias, habría de mezclar los colores del Arsenal de Inglaterra de entonces, con la admisión de una franja roja que no olvidara a Independiente.

Por cierto, la pretensión iniciada a comienzos de la década del sesenta fue jugar el ascenso empíricamente. Y la canchita la fueron levantando los miembros de la familia Grondona con sus propias manos. Ladrillo sobre ladrillo. Con esfuerzos y aportes de una parte del barrio.

Se trataba de la más modesta cancha del ascenso, con un vestuario para el árbitro de puerta frágil y ruidosa; con una chapa débil que permitiera que las quejas del presidente del club, Juio Grondona, se pudieran escuchar desde afuera al tiempo que era minuciosamente pateada por su máximo responsable.

Eran tiempos en los que Héctor Grondona trascendía al resto de la reputación de los grandes delanteros del ascenso. Alto, fuerte, gran cabeceador y con un temible tiro de media distancia. Julio levantaba el estadio y Héctor hacía los goles sin sospechar que en el futuro ambos llegarían a ser presidentes de la entidad de la que eran hinchas. Incluso uno de ellos alcanzaría la vicepresidencia de la FIFA, tras el logro de la Selección en 1986, llevado de la mano de Joao Havelange, quien le reconocía y admiraba su enorme facilidad para resolver situaciones que el fútbol generaba día a día.

Arsenal había crecido hasta lograr los ascensos que le permitieran llegar a Primera. Entonces, aquel proyecto empírico y romántico de una familia fue creciendo de tal manera que se permitió algo impensado: contratar jugadores, proyectar directores técnicos, ganar títulos y obtener el derecho de participar en copas internacionales.

Naturalmente, los esfuerzos eran cada vez mayores, y los hijos, Julio y Liliana (en la parte dirigencial) y Humberto (en la parte técnica) intentaron darle continuidad a la realidad surgida del sueño de un hombre que con su muerte también habría de apagar su obra.

Nunca las pretensiones fueron excesivamente ambiciosas, porque Julio (más que nadie) sabía que los grandes de la ciudad eran Racing e Independiente.

La fuerza y el amor de Grondona por Arsenal fueron fundamentales para que el club llegue a Primera y consiga todos sus logros. La muerte de Don Julio explica el sentido contrario ¿Cómo seguir existiendo sin su creador?

Los años de gloria de Arsenal

1962: Ascenso a Primera C

1964: Ascenso a Primera B

1968: Ascenso al Nacional B

2002: Ascenso a Primera División

2007: Campeón de la Copa Sudamericana

2008: Campeón de la Copa Suruga Bank

2008: Subcampeón de la Recopa Sudamericana

2012: Campeón de Primera División

2012: Campeón de la Supercopa Argentina

2013: Subcampeón de la Supercopa Argentina

(NA)

Glorias del club

Jugadores destacados

Héctor Emilio Grondona

Eduardo Julio Urtasun

Amancio Cid

Roberto 'Fito' González

Arnoldo Roberto Perez

Jorge Burruchaga

Jorge Vivaldo

Sergio Rondina

Darío Espínola

Carlos David Ruiz

Alejandro Limia

Rubén Palavecino

Gastón Esmerado

Facundo Guillermo Gareca

Silvio González

Javier Morales

Martín Andrizzi

Carlos Casteglione

José Luis Calderón

Carlos Carbonero

Alejandro Darío Gómez

Darío Benedetto

Cristian Campestrini

Damián Pérez

Luciano Leguizamón

Martín Nervo

Nicolás Aguirre

Iván Marcone

Lisandro Ezequiel López

Julio César Furch

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: