Menos de 200 metros separan la celda donde está recluido Luiz Inácio Lula da Silva del campamento que levantaron este domingo sus simpatizantes, quien pretenden permanecer hasta ver en libertad al ex presidente de Brasil.

"Lula libre", así bautizó la militancia reunida en un cruce del barrio de Santa Cândida, en la zona norte de la ciudad de Curitiba (sur), el improvisado cuartel que comenzó a tomar forma en la mañana de este domingo con la distribución de tareas y la instalación de las primeras carpas.

El objetivo, resistir hasta conquistar la libertad de su líder, porque "en este país todo funciona con presión", manifestó Roberto Baggio, coordinador del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) en el estado de Paraná.

El campamento espera la llegada de más de 30 autobuses de distintas partes de Brasil cargados de seguidores de Lula, quien se encuentra recluido en una celda de 15 metros cuadrados para cumplir una pena de 12 años y 1 mes de prisión en régimen cerrado por corrupción y lavado de dinero.

"Estamos en vigilia permanente por la libertad de Lula. Mientras él esté, nosotros nos quedaremos", aseguró a la agencia EFE Vanda Santana, miembro de la ejecutiva paranaense del Partido de los Trabajadores (PT), que fundó en 1980 Lula.

El campamento ha establecido comités para adquirir cierta funcionalidad, como un equipo de disciplina, cocina, salud, limpieza y hasta un departamento de comunicación para atender solo, "de forma muy cariñosa, a la prensa de la clase trabajadora", según explicó Baggio en un discurso a la militancia.

Ney Fátima, de 59 años y vecina de la zona donde se encuentra detenido el ex presidente, comentó que estos días son "complicados" y considera "una falta de respeto" la concentración permanente a favor de Lula.

Lula se entregó este sábado a la Justicia

"A ellos también les robó", aseveró.

Los organizadores dijeron que respetarán la ley del silencio desde las 22.00 de la noche hasta las 06.00 de la mañana y que no dificultarán el acceso de los moradores a sus casas.

El campamento en Curitiba se complementa con otro montado cerca de la Corte Suprema, en Brasilia, la capital del país, para "exigir", dice Baggio, a sus once magistrados para que "den la libertad a Lula y paren de perseguirlo".

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Qué sigue para Lula y el PT luego de que el ex presidente condenado por corrupción se entregara a la justicia

El mensaje que grabó Lula antes de entregarse

Así fue la llegada de Lula da Silva a prisión en Curitiba

El último discurso antes de llegar a prisión, completo y subtitulado

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: