Solo sobreviven 74 ejemplares de la subespecie de orca residente
Solo sobreviven 74 ejemplares de la subespecie de orca residente

Los exhortos para abrir cuatro presas hidroeléctricas en el estado de Washington han ido en aumento en los últimos meses, a medida que el calvario de las orcas del noroeste ha captado la atención mundial.

Algunos afirman que la manera más rápida de suministrar salmón a los famélicos cetáceos es derribar las cuatro presas que se encuentran en el bajo río Snake, un tributario del río Colombia, para ayudar a la migración de los peces.

Pero las agencias federales han respondido que las presas proveen beneficios para la región, como energía a bajo costo, navegación y recreación.

Abrir las presas ha sido un tema polémico desde hace tiempo, pero ha tomado nueva relevancia ahora que la cifra de orcas es la más baja en más de 30 años. Las orcas han sido afectadas la falta de salmón Chinook, cuyos números también se han reducido debido a las presas, la pérdida de hábitat y la pesca desmedida.

Un grupo creado por el gobernador Jay Inslee trabaja en una lista de posibles soluciones para combatir esas tres amenazas. Durante un encuentro el jueves, no hubo consenso sobre convocar a accionistas para tratar temas relacionados con la posible eliminación de las presas.

Ken Balcomb, científico del Centro para la Investigación de Ballenas y quien está a favor de la apertura de las presas, dijo al grupo que ignorar el tema no ayudará a las orcas. "Estamos rascando el fondo del barril", declaró. "Debemos avanzar. Ahora es el momento".

Varios científicos especialistas en ballenas y gestión pesquera han exhortado al grupo de trabajo a que recomiende la apertura de las presas y verter más agua sobre las presas de los ríos Columbia y Snake para ayudar a los salmones. Varios de los que comentaron lo hicieron a favor del plan.

Pero otros dicen que las estructuras proveen electricidad sin emisiones de carbono y permiten que millones de toneladas de carga se transporten por el río Snake.

Algunos dicen que la eliminación de las presas podría ser parte de una solución a largo plazo, pero señalan que otras acciones más inmediatas podrían ayudar a las poblaciones de salmón, como remover las presas más pequeñas o incrementar las protecciones de hábitats.

Con información de AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La increíble historia de Roberto Bubas, el argentino que se hizo amigo de las orcas

El salvaje ataque de siete orcas a una ballena en Kamchatka

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: