El grupo yihadista Nusrat al Islam wal Muslimin, filial de Al Qaeda en el Sahel, reivindicó hoy un atentado simultáneo perpetrado la semana pasada contra dos campamentos militares en la región de Mopti, al sur de Mali, donde murieron 85 militares malineses y fueron secuestrados dos militares, uno de ellos un coronel.
El Gobierno de Mali solo reconoció haber sufrido 25 bajas entre sus soldados y “decenas de desaparecidos” y notificó 15 bajas de los atacantes, sin mencionar ninguna detención.
Sin embargo, el comunicado del del grupo Nusrat, citado por la agencia de noticias EFE, precisó que los atacantes se apropiaron de cinco vehículos, 76 fusiles de asalto, tres lanzacohetes RPG, dos lanzadoras de morteros y una gran cantidad de municiones.
La organización yihadista, comandada por el influyente islamista Iyad ag Gali, recalcó que el objetivo de esta operación es "liberar la tierra de la ocupación francesa y establecer la Justicia bajo la ley islámica".
Los yihadistas fueron teóricamente expulsados en 2013 gracias a una intervención militar internacional encabezada por Francia, pero extensas áreas de Mali, sobre todo del norte y del centro, escapan al control estatal.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: