Los líderes de Alemania y Francia discreparon este martes en público sobre quién debería ocupar el máximo cargo de la Unión Europea (UE), al reunirse en una cumbre en Bruselas luego de que las recientes elecciones en los 28 países del bloque redibujaran el mapa político continental y sacudieran las alianzas tradicionales.

Los líderes de la UE dan el primer paso para renovar las autoridades del bloque.
Al llegar a Bruselas, la jefa de gobierno alemana, la canciller Angela Merkel, dijo que su compatriota Manfred Weber "naturalmente" tenía su apoyo para suceder a Juncker como presidente de la CE, que propone las leyes comunitarias y vela por su cumplimiento. Weber es el candidato del bloque de centroderecha Partido Popular Europeo (PPE), que sigue siendo el más numeroso en el PE pese a haber perdido unas 40 bancas en las elecciones del fin de semana pasado.

Los críticos de Weber dicen que no tiene carisma y que nunca ocupó en cargo en un gobierno o una gran institución europea, y además es rechazado por el presidente francés, Emmanuel Macron. El mandatario galo a su arribo a la cumbre reiteró que no quería hablar de nombres para la CE, pero acto seguido mencionó al socialdemócrata Frans Timmermans; al negociador europeo del Brexit, Michel Barnier y al comisaria de Competición europea, Margrethe Vestager, como candidatos idóneos, y omitió a Weber.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: