El primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu, sigue sin lograr un acuerdo de Gobierno a poco más de 24 horas para que se le acabe el plazo legal, mientras Israel avanza hacia nuevas elecciones tras la aprobación en primera lectura de un proyecto de ley para disolver el Parlamento.

El mandatario intenta lograr desde los comicios del 9 de abril los apoyos necesarios para crear un Ejecutivo con una mayoría simple de al menos 61 diputados -de 120-, pero sigue sin garantizarse el apoyo de uno de los socios fundamentales, el ex ministro de Defensa y líder del partido ultraderechista Israel Nuestro Hogar, Avigdor Lieberman, que no cede en sus demandas.
El principal obstáculo es un proyecto de ley para el reclutamiento en el servicio militar de los judíos ultraortodoxos, que Lieberman exige que se apruebe al pie de la letra, mientras dos formaciones religiosas -también necesarias para la coalición de derecha religiosa que trata de montar Netanyahu- se oponen tajantemente a la legislación.
Ante las trabas, el partido Likud de Netanyahu impulsa un proyecto de ley para disolver el Parlamento que ya ha sido aprobado en primera lectura con el respaldo de sus socios de derecha y religiosos y el rechazo de la oposición, que exige que, si no logra formar Gobierno, permita que el presidente, Reuven Rivlin, encargue su formación a otro político, en vez de disolver la Cámara y convocar comicios.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: