La policía iraní acusó y arrestó a varias personas que se reunieron hoy en el cementerio Behesht-e Sakineh en Karaj, al oeste de Teherán, para conmemorar a Pouya Bajtiarí, uno de los cientos de manifestantes asesinados en noviembre pasado en la represión contra las protestas contra el aumento de los precios del combustible.

A pesar de las restricciones impuestas al acceso a internet, en las redes sociales circularon algunos videos de la ceremonia, desarrollada luego de una apelación de los padres de Bajtiarí, quienes en los últimos días fueron arrestados por haber concedido entrevistas a los canales de televisión extranjeros.
Bajtiarí, de 27 años, murió el 16 de noviembre, durante las protestas desencadenadas en varias ciudades del país en contra de la triplicación del precio del combustible y que luego adquirieron un cariz político contra el sistema teocrático de Irán.
En algunas imágenes se ven a los manifestantes corriendo en el cementerio, perseguidos por agentes que realizan arrestos, mientras se escucha el lema "Muerte al dictador", informó la agencia de noticias ANSA.
Además, de algunas ciudades, como Shiraz,Tabriz y Karaj, llegan noticias no confirmadas de enfrentamientos, con la policía que había disparado al aire.
En Teherán, hubo manifestaciones en algunas plazas, como aquella de Sadeghiyeh.
La organización Amnistía Internacional (AI) denunció que al menos 304 personas murieron y varias miles resultaron heridas durante esas protestas.
Las autoridades iraníes rechazan las cifras de AI y se niegan a dar datos al respecto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: