El incidente fue captado en video por un testigo con su teléfono celular.El incidente fue captado en video por un testigo con su teléfono celular.
Por cuarta noche consecutiva, la ciudad estadounidense de Kenosha, en el estado de Wisconsin, fue escenario de protestas contra el acribillamiento de un joven negro por parte de un policía blanco, y la tensión podría crecer porque el padre del agredido dijo que vio al herido esposado a su cama de hospital, como si estuviera detenido.
A pesar del toque de queda que rigió durante toda la noche de ayer, una multitud realizó una marcha pacífica en el céntrico Parque Cívico, punto focal de las manifestaciones que se celebran desde el domingo.
El padre de Jabob Blake relató hoy al Chicago Sun que anoche encontró a su hijo esposado en la cama del hospital.
Blake hijo se encuentra internado, paralizado de la cintura para abajo a raíz de los balazos propinados por el policía que le disparó por la espalda y en presencia de tres de sus hijos.
"No puede ir a ninguna parte", dijo el hombre, quien también se llama Jacob Blake.
"¿Por qué lo tienen esposado a la cama?", se preguntó, y agregó: “¿Por qué lo arrestaron?”
Tras el tiroteo a Blake, cientos de manifestantes salieron a las calles en contra del racismo sistémico en el país.
Las protestas se tornaron violentas el martes por la noche cuando tres personas fueron baleadas y dos de ellas murieron.
Anthony Huber, de 26 años, y Joseph “Jojo” Rosenbaum, de 36, murieron a tiros ese martes, mientras que Gaige Grosskreutz, de 26 años, recibió un disparo en el brazo y se espera que se recupere.
Las autoridades arrestaron ayer aun joven de 17 años, Kyle Rittenhouse, acusado de homicidio intencional en primer grado, luego de la difusión de varios videos que lo muestran disparando en medio de una calle de Kenosha con un rifle semiautomático.
Las manifestaciones se iniciaron el domingo luego de que policías hirieran de gravedad a Jacob Blake, de 29 años, en un incidente que también fue captado en video por un testigo con su teléfono celular.
En la grabación se ve a policías disparar a quemarropa varias veces por la espalda contra Blake cuando intentaba subir a su camioneta.
Anoche, durante la tercera noche de la Convención Republicana, el vicepresidente Mike Pence defendió la actuación policial en Kenosha y dijo, en tono de campaña, que los líderes demócratas están permitiendo que la anarquía prevalezca en ciudades de "costa a costa".
Por su parte, el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, acusó hoy al presidente Donald Trump de "alentar la violencia" y “echar más gasolina al fuego” en el marco de las protestas.
Explicó que Trump intenta utilizar el ataque para "ganar rédito político" alentando su ya conocido discurso de odio.
Biden recordó las palabras de la asesora de Trump, Kellyanne Conway, quien dijo que "el caos los beneficiaría".
"¿Qué portavoz presidencial dice algo así?", añadió Biden al señalar que Trump “ve esto como algo que puede beneficiarlo políticamente”, por lo que “está fomentándolo”.
El miércoles, tres días después del tiroteo, las autoridades estatales identificaron al oficial que disparó contra Blake como Rusten Sheskey, un agente con siete años en el Departamento de Policía de Kenosha.
Sheskey disparó a Blake mientras sostenía su camisa después de que los oficiales usaron por primera vez una Taser sin éxito, explicó el Departamento de Justicia de Wisconsin.
Los agentes estatales luego recuperaron un cuchillo del piso del lado del conductor del vehículo, informó el departamento.
El caso generó la suspensión de los partidos de ayer de la liga de básquetbol profesional NBA a partir del boicot declarado por los jugadores de Milwaukee Bucks, que resolvieron no presentarse a jugar el encuentro que debían disputar con Orlando Magic, en repudio a la violencia policial.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.