Foto cedida por CaixaForum de Béla Lugosi y Helen Chandler en Drácula de Tod Browning, 1931. EFE
Foto cedida por CaixaForum de Béla Lugosi y Helen Chandler en Drácula de Tod Browning, 1931. EFE

Madrid, 10 jul (EFE).- El coronavirus ha transformado la fisonomia de los museos: donde antes había bullicio, ahora reina la tranquilidad. Grandes autores como Rembrandt, contemporáneos como Lygia Clark, vampiros y videojuegos esperan a los visitantes en los museos españoles con una experiencia completamente diferente.
Los museos no siempre fueron lugares bulliciosos y abarrotados de turistas. El Museo del Prado, por ejemplo, era el remanso de paz y sosiego al que acudían los diputados hace décadas cuando “la tensión se mascaba” en el Parlamento, que se encuentra a escasa distancia de la pinacoteca.
Así lo recordaba su director, Miguel Falomir, con motivo de su reapertura el pasado 6 de junio. Ahora, con solo 2.500 visitantes permitidos al día, el museo vuelve a ser ese lugar lleno de paz que muchos nunca conocieron.
Igual que el Prado, el resto de museos ofrecen este verano una gran oportunidad para reconectar con el arte en un verano de exposiciones prorrogadas y segundas oportunidades para el arte antiguo, fotografía o creación contemporánea. A continuación diez propuestas imprescindibles, aunque hay muchas más.
LOS GRANDES ÉXITOS DEL PRADO
El Museo del Prado ha reorganizado su colección para volver a recibir al público con "El Reencuentro". Ha reunido sus cerca de sus doscientas obras más importantes bajo la luz natural de su galería central. “Queríamos volver, pero de una forma inolvidable”, decía Falomir en su repaertura.
Además de las famosas “Las Meninas”, que se reúne en la misma sala con “Las Hilanderas” por primera vez desde 1929, o las pinturas de Tiziano, no faltan diálogos sorprendentes como los dos “Saturnos devorando a su hijo” de Goya y Rubens . No faltan El Greco, El Bosco, Zurbarán, Caravaggio, Patinir y muchos más. Hasta el 13 de septiembre, las entradas solo por internet.
EL RETRATO DE REMBRANDT
El Museo Thyssen ofrece un viaje con dos destinos: ahondar en la faceta de retratista del genio y recorrer cronológicamente la vibrante escena del retrato del 'siglo de oro' holandés. "Rembrandt y el retrato holandés", organizada junto al Museo de Ámsterdam, acoge un centenar de obras del maestro y una treintena de otros autores de la época. Muchas de ellas no habían pisado jamás España.
Entre las paradas obligatorias de esta exposición: “Mujer con capa de piel”, “Busto de anciano con traje de fantasía”, cedido por Isabel II de Inglaterra, o “Retrato de un hombre en un escritorio”, que viene del Hermitage. Hasta el 30 de agosto.
DESCUBRIR A LYGIA CLARK
El Guggenheim de Bilbao revisa la primera etapa de la artista brasileña, una autora fundamental de la segunda mitad del siglo XX pero quizás poco conocida para el gran público. La exposición revisa los diez primeros años de su trabajo, en los que experimentó con la figuración y la abstracción, y en los que forjaría el poderoso lenguaje que luego articularía en sus obras de madurez.
El museo vasco ha prorrogado todas las exposiciones que cerró precipitadamente por el confinamiento. Además de descubrir a Lygia Clark, hasta el 25 de octubre, el visitantes pueden también disfrutar de la obra inmersiva de Olafur Eliasson.
VAMPIROS, MITO ETERNO
CaixaForum Madrid y La Cinématèque de París hincan con fuerza el diente a esta figura del imaginario popular en una exposición vertebrada en el cine, con 15 montajes audiovisuales y fragmentos de 60 películas y series. Hasta el 6 de septiembre, luego viajará a otras ciudades.
Se puede ver la máscara original de "Nosferatu" (1979), el traje de Gary Oldman para el "Drácula" de Coppola, o el guión de Bram Stoker para su primera adaptación teatral, junto a fragmentos de películas y también obras de Warhol y Goya. El conjunto excepcional de piezas revisan la faceta política, social y sexual del mito del chupasangres.
DAIDO MORIYAMA, EL FOTÓGRAFO DE LA CALLE
El fotografo japonés Daido Moriyama se hizo el año pasado con el Premio Hasselbald, considerado el Nobel de la Fotografía. La muestra, "A diary", que le dedica Foto Colectania en Barcelona -prorrogada hasta el 4 de octubre- resume su estilo a medio camino entre lo ilusorio y lo real y siempre con un punto de vista audaz y valiente.
Es el nombre más destacado del movimiento Provoke, que ayudó a romper las normas de la fotografía tradicional y a empujar los límites del género.
EL TIEMPO MUDO DE MARIO MERZ
El artista italiano Mario Merz es un nombre fundamental para entender la deriva del arte contemporáneo europeo del siglo XX. Su utilización de materiales “pobres”, procedentes de la naturaleza o deshechos de la sociedad de consumo constituyen una crítica al sistema de vida de esta última, una cuestión que convierte su mensaje ahora, en más relevante si cabe.
Arcillas, ramas o cera y elementos artificiales como luces de neón conviven en "El tiempo es mudo", una exposición que se puede contemplar hasta el 30 de agosto en el Palacio Velázquez del Retiro de Madrid, comisariada por el director del museo, Manuel Borja-Villel.
EL VIDEOJUEGO COMO CULTURA
En los últimos meses han sido varias las exposiciones que defienden el videojuego como un género cultural, para quienes tengan alguna duda. El CCCB de Barcelona viaja con "Gameplay" al origen de los videojuegos, allá por los setenta, y recorre su impacto en la cultura popular hasta nuestros días.
Consolas, máquinas, instalaciones de artistas, videojuegos de masas o proyectos independientes se reúnen en esta muestra que aborda las múltiples conexiones entre el videojuego y el resto de producciones culturales. Hasta el 30 de agosto.
CENTRO BOTÍN Y ANRI SALA
El Centro Botín de Santander, en el norte del país, fue el primer gran museo en abrir en España y ofrece este verano una segunda oportunidad para ver sus exposiciones, todas ellas prorrogadas. La firmada por el albanés Anri Sala, “AS YOU GO (Châteaux en Espagne)”, estará hasta el 13 de septiembre, con una propuesta que indaga en las formas de comunicación no verbales, como el movimiento, la música o el sonido.
El artista ha replicado de “No window, no Cry”, una pieza que hizo para el Pompidou de París, en una de las ventanas del museo. Se ha instalado una caja de música de mano con un tema de The Clash, que el espectador puede accionar y que reflexiona sobre el paso del tiempo y la incertidumbre.
FOTÓGRAFOS ANÓNIMOS EN EL CONFINAMIENTO
Un niño vestido de Supermán mirando a través de una ventana, aplausos desde balcones o calles inusitadamente vacías: PHotoESPAÑA vuelve su mirada sobre el confinamiento con "Desde mi balcón", una serie de exposiciones de imágenes tomadas por los ciudadanos durante el estado de alarma.
El festival de fotografía más importante de España y tradicionalmente veraniego, ha pospuesto el grueso de su programación a otoño y hasta entonces medio centenar de exposiciones en las calles de ciudades españolas, como Madrid a A Coruña, Oviedo o Zaragoza permitirán disfrutar de la fotografía al aire libre.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.