La "reunión clave" no reportó los resultados esperados y el futuro de Diego Maradona en Dorados de Sinaloa continúa siendo incierto. Matías Morla, su apoderado, viajó a Culiacán y mantuvo contacto varias veces a lo largo de la jornada con la dirigencia del Gran Pez y, más allá de que el diálogo fue fluido y en algunos puntos se pusieron de acuerdo, todavía hay varios temas sin resolverse que generan que la dilación de la firma de la extensión del contrato por otros seis meses.

El representante se mantuvo en comunicación permanente con el Diez en cada uno de los encuentros con José Antonio Núñez, presidente de Dorados. A través suyo, el técnico logró ponerse al día respecto del concepto utilizado para elegir los refuerzos (tres delanteros: Amaury Escoto, Rubio Rubín méndez y el nigeriano Emmanuel Sunday); todos en la zona de la cancha que Diego pretendía. Sin embargo, para él aún falta, por caso, un nombre de jerarquía en la generación de juego para acompañar al ecuatoriano Vinicio Angulo. Sí resultó una buena noticia la continuidad de Gaspar Servio, su arquero y capitán, que tenía una oferta de San José Earthquakes, de la MLS.

Luego, otro tema complejo: el cuerpo técnico. Durante el receso, el campeón del mundo con Argentina en 1986 se quedó sin sus dos ayudantes de campo de la campaña en el torneo Apertura, certamen en el que Dorados llegó a la final (perdió ante San Luis). El mexicano Mario García decidió hacer su propio camino, mientras que Luis Islas ingresó en un duelo verbal con el presidente del Gran Pez, lo que terminó relegándolo. Para reemplazarlo, el club contrató a José María Martínez, quien supo trabajar con Humberto Grondona en Arsenal (Primera División de Argentina) y Sebastián Battaglia en Almagro (Segunda), además de conducir a Flandria (hoy milita en la tercera categoría). Ya tiene experiencia en el fútbol mexicano. Y Maradona, que lo conoce, dio su bendición a su llegada.

Y una tercera cuestión sin resolución: la parte económica. Más allá de que había un principio de acuerdo hace 15 días, todavía existen diferencias en cuanto a lo que entiende Diego que debe percibir y lo que ofrece Dorados. En 2018, su sueldo ascendió a 350.000 dólares mensuales.

Mientras siguen las negociaciones, Maradona permanece en Buenos Aires. Y a esta altura suena difícil que se haga presente en el debut del equipo ante Atlético Celaya por el torneo Clausura, a las 20 del sábado (hora de México), madrugada del domingo (hora argentina). Y habrá que ver si estará el jueves 10, en el segundo compromiso, ante Zacatepec. Si el Diez se ausenta, el citado Martínez, junto a José Marroquín, el preparador físico José Altieri, y el entrenador de arqueros Gastón Romero, se harán cargo del equipo. Un panorama impensado tras la gran campaña que desarrolló el equipo el semestre pasado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La polémica actitud de los turistas con la estatua de Cristiano Ronaldo

El calvario que vive un reconocido goleador colombiano: "¡Es una lucha diaria!"

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: