La nuevas elecciones de España, convocada para el 10 de noviembre, profundizaron el malestar de los ciudadanos con los partidos políticos, a los que califican de ineficaces por no llegar a un acuerdo para armar gobierno en cinco meses.
Una de las reacciones notables es la campaña para juntar firmas en Internet para que los diputados renuncien a su indemnización del Parlamento, bajo la consigna "si no curras (trabajas), no cobras".
Otra es la solicitud de muchos ciudadanos al Instituto Nacional de Estadística (INE) para que no les envíen propaganda electoral a sus casas.
Estos movimientos son ejemplos del cambio de paradigma, ya que ahora "la sociedad civil puede tener cierta autonomía y proponer discursos al margen de lo que propongan las élites políticas o mediáticas", explicó a EFE este jueves Carlos Rico, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: