El presidente de la Asamblea Nacional francesa, Richard Ferrand, fue imputado anoche por un caso de presunta corrupción pero aseguró que no renunciará e incluso recibió el apoyo del jefe del Estado, Emmanuel Macron, del que ha sido uno de los principales soportes políticos.
Ferrand fue inculpado por apropiación indebida por los jueces instructores de Lille que lo interrogaron ayer durante cerca de quince horas acerca de las sospechas de que cuando estaba al frente del Consejo General de Bretaña, benefició a la que es su pareja en una operación inmobiliaria aprovechando ese puesto.
Poco después de que la Fiscalía de Lille anunciara esa imputación, el propio presidente de la cámara de diputados, cuarta autoridad del Estado en Francia, hizo saber que se mantendrá en el cargo.
En un comunicado, explicó que lo decidido por los magistrados instructores es una "medida de procedimiento" que, según su propia interpretación, "le va a permitir defenderse".
Ferrand recibió en las horas siguientes el apoyo de varias personalidades de la mayoría presidencial y del propio Macron que, de acuerdo con fuentes de su entorno citadas por France Info, le brindaron un enfático respaldo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: