La ajustada victoria del independentista Ernest Maragall en las elecciones municipales de Barcelona permitirá en principio desalojar a la alcaldesa Ada Colau, a menos de que la líder progresista intente un gobierno de coalición con los socialistas que cuente con el apoyo, casi imposible, del ex ministro francés Manuel Valls.
Si bien la noche electoral no dio pistas de que Colau pudiera tomar ese camino, el día después la idea ya no parece tan descabellada, al punto que en el entorno de Barcelona en Común, la plataforma ciudadana que encumbro a la alcaldesa, circulan varios mensajes que sugieren esa posibilidad.
Este hecho provocó una aireada reacción de Gabriel Rufian, jefe en Madrid de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el partido de Maragall, quien en las redes sociales acusó al partido de Colau de "mendigar a Ciudadanos" -en referencia a la candidatura de Valls- para evitar que el candidato de los secesionistas se convierta en alcalde.
Cabe mencionar que con la elecciones europeas los catalanes consiguieron también llevar su causa al seno de la UE, ya que el ex presidente catalán Carles Puigdemont, huido a Bruselas, y el ex vicepresidente Oriol Junqueras, que está en prisión provisional mientras es juzgado por el fallido proceso de secesión de 2017, obtuvieron escaño en el Parlamento Europeo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: