En la Ciudad de Romang, hay que hacer una odisea para poder pagar las facturas de impuestos y servicios, ya que hay solamente dos lugares donde poder hacerlo y uno privado (solo para socios).

Desde que el Banco de Santa Fe, dejó de cobrar algunos impuestos, el vecino de Romang tienen que ir a un Santa Fe servicios o un Pago Fácil, lo que indica que tiene que hacer colas o esperar al otro día porque se termina el crédito de cobros.

Es grato que nuestros comerciantes, donde tienen este servicio se dediquen a atender a la gente, pero se sabe que no dan abasto y que lamentablemente no es suficiente por el poco porcentaje que reciben por prestar dicho servicio, dejando de lado a veces su rubro.

Hay que esperar que alguien más se decida a colocar otra caja donde la gente puede ir a pagar sus impuestos sin tener que esperar tanto, o bien amigarse con la tecnología y hacerse un homebanking.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: