El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, solicitó este lunes al Parlamento autorización para enviar tropas a Libia para ayudar a las autoridades de Trípoli a defender la ciudad de una ofensiva de fuerzas rivales apoyadas por países europeos, árabes y Rusia.
La Cámara está en receso de invierno hasta el martes 7 de enero, pero se reunirá en sesión extraordinaria este jueves para votar la moción, informó la agencia de noticias EFE.
Erdogan justificó la semana pasada el despliegue en el país árabe norteafricano diciendo que el gobierno libio del primer ministro Fayez al Sarraj cursó una "invitación" a Turquía para enviar tropas en virtud de un acuerdo de cooperación militar firmado recientemente.
Ankara y Trípoli también han firmado un acuerdo marítimo, y ambos pactos han sido criticados por naciones dentro y fuera de la región.
Libia se encuentra sumida en el caos desde que la OTAN apoyó, con una campaña de bombardeos, una revuelta de islamistas radicales que terminó derrocando y asesinando al líder Muammar Kaddafi en 2011.
El gobierno de Sarraj, apoyado por milicias islamistas, enfrenta desde abril una ofensiva del gobierno paralelo que le disputa el poder desde el este de Libia, cuyas fuerzas, lideradas por el mariscal Jalifa Hafter, quieren tomar la occidental y costera Trípoli.
Se da por hecho que la moción será aprobada con los votos del islamista Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP), fundado y dirigido por Erdogan, y su estrecho aliado, el ultranacionalista MHP, que juntos suman mayoría absoluta en el Parlamento.
Los partidos opositores CHP, socialdemócrata, y HDP, izquierdista pro kurdo, adelantaron que rechazarán la moción, ya que consideran Turquía no debe involucrarse en la guerra de Libia, mientras que el nacionalista IYI, también opositor, aún se reserva su decisión.
Turquía es, junto con Qatar, uno de los pocos países que respaldan activamente a Sarraj, mientras que Hafter cuenta con el apoyo de Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Rusia y Francia.
Naciones Unidas, que reconoce como legítimo al gobierno de Trípoli, considera que tanto Hafter como las fuerzas que defienden a Sarraj reciben envíos de armas que vulneran un embargo.
El Parlamento turco aprobó este mes una moción de cooperación militar con Libia y otra que delimita las zonas económicas exclusivas (ZEE) de Turquía y Libia en el Mediterráneo, algo que provocó airadas protestas de Grecia y Chipre, por entender que puede afectar a sus intereses económicos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: