Los legisladores opositores de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos que lideraron la investigación para definir la apertura de un juicio político al presidente Donald Trump presentaron hoy su informe final y concluyeron que el mandatario "personalmente y a través de agentes dentro y fuera del gobierno norteamericano solicitó la interferencia de un gobierno extranjero, Ucrania, para beneficiar su reelección".
Tras dos meses de comparecencias y pedidos de documentos e información, los congresistas demócratas que controlan las comisiones encargadas de investigar las acusaciones contra Trump -de Inteligencia, de Auditoria y Reforma, y de Asuntos Externos- presentaron toda la evidencia incriminadora que recolectaron contra el mandatario, con la expresa intención de conseguir la apertura de un juicio político.
"La investigación del juicio político contra Donald J. Trump reveló un esfuerzo del mandatario de meses para usar los poderes del cargo para solicitar la interferencia extranjera a beneficio propio en la elección 2020", sostuvo el informe final, difundido hoy a los medios por la cámara baja.
"El plan del presidente Trump subvirtió la política exterior de Estados Unidos hacia Ucrania y debilitó nuestra seguridad nacional en favor de dos investigaciones motivadas políticamente que ayudarían a su campaña de reelección", concluyó el informe firmado por los decenas de legisladores demócratas y que detalló la acusación.
"El presidente le pidió al flamante presidente electo de Ucrania, Vlodimir Zelensky, que anuncie públicamente investigaciones sobre el rival político al que aparentemente le tiene más miedo, el ex vicepresidente Joe Biden, y sobre una teoría desacreditada de que fue Ucrania y no Rusia la que interfirió en las elecciones presidenciales de 2016", continuó el texto.
El informe de los demócratas hizo referencia a las denuncias que ellos mismos también investigaron en el Congreso en los últimos años sobre un presunto complot entre la campaña de Trump y el gobierno ruso de Vladimir Putin para perjudicar a la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton.
"Para obligar al presidente ucraniano -continuó la denuncia publicada hoy- el presidente Trump condicionó dos actos oficiales a que anunciara las investigaciones: una esperada visita a la Casa Blanca y una necesaria y crítica ayuda militar estadounidense para pelear contra su adversario ruso" en la guerra separatista que mantiene Kiev en el este de su país.
En Londres, al comienzo de una cumbre de la OTAN y antes de la publicación del informe, Trump había renovado su asalto casi diario a la oposición demócrata por impulsar la investigación legislativa en su contra, a la que calificó de "antipatriótica" y "algo malo" para Estados Unidos.
"Creo que es muy antipatriótico de parte de los demócratas montar este espectáculo; creo que es algo malo para nuestro país", declaró, citado por la televisora CNN.
La mayoría demócrata en las tres comisiones investigadoras concluyó, sin embargo, que Trump violó el juramento de su cargo con sus presiones a Ucrania y que trató de obstruir la investigación en su contra en el Congreso poniendo obstáculos al procedimiento legislativo.
Pese a la dureza del informe, los republicanos defienden en bloque al presidente en este año preelectoral y afirman que Trump nunca buscó presionar a Ucrania cuando le pidió el "favor" de investigar al ex vicepresidente Biden.
También desmienten que la Casa Blanca haya retenido durante meses una millonaria ayuda militar a Ucrania de manera extorsiva y sostienen que la prueba de ello es que la partida finalmente fue liberada.
El informe será enviado a la Comisión de Asuntos Judiciales de la cámara baja para que esta defina si existe suficiente evidencia para abrir un juicio político, una decisión que luego debe ratificar el pleno de la Cámara de Representantes. Si esto sucede, la palabra final la tendrá el Senado, dominado por la mayoría republicana.
Los demócratas confiaban inicialmente en convencer a legisladores republicanos de considerar la remoción de Trump del cargo, pero ahora enfrentan un escenario de polarización cada vez mayor, en gran parte por la cercanía del inicio del calendario electoral en febrero próximo.
Trump es el cuarto presidente de Estados Unidos sometido a una investigación de juicio político.
De los otros tres, Bill Clinton (1993-2001) y Andrew Johnson (1865-1869) fueron absueltos, mientras Richard Nixon (1969-1974) renunció antes de ser acusado, a consecuencia del escándalo de Watergate.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: