"Me indigna que la alta comisionada para los Derechos Humanos Michelle Bachelet haya publicado una base de datos de empresas que operan en territorios controlados por Israel", señaló el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, en un comunicado.
"Su publicación solo confirma el continuo sesgo antiisraelí que es tan frecuente en la ONU", esgrimió.
Sus declaraciones fueron similares a las manifestadas ayer por Israel, que acusó al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de tener una posición antiisraelí.
El informe identificó a 112 compañías, la mayoría con sede en Israel, pero que también operan en asentamientos ilegales israelíes en la Cisjordania ocupada.
Entre ellas figuran firmas de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Países Bajos, muchas de ellas en el sector turístico, como Airbnb, Expedia, TripAdvisor o Booking.
La ocupación israelí en los territorios palestinos es considerada ilegal por la ONU.

En la presentación del informe, la ex presidenta chilena dijo que el documento se basa "en hechos" y admitió que "este tema ha sido y seguirá siendo altamente controvertido".
Si bien las colonias israelíes son ilegales en el derecho internacional, la lista no señala como tales las actividades de las empresas, cuya legalidad será debatida en la próxima sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, entre el 24 de febrero y el 20 de marzo.
Pompeo defendió a las compañías estadounidenses citadas en el reporte y calificó de órgano "desacreditado" a la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de la cual Washington se retiró en 2018 al denunciar el "sesgo continuo" contra Israel.
"Los intentos de aislar a Israel van en contra de todos nuestros esfuerzos por construir condiciones propicias para las negociaciones israelo-palestinas que conduzcan a una paz integral y duradera", avisó el titular de Exteriores estadounidense.
A finales de enero, el gobierno del presidente Donald Trump presentó su llamado plan de paz para el conflicto palestino-israelí, que propone una soberanía limitada para un futuro Estado palestino y permite a Israel anexionar amplias áreas de la Cisjordania ocupada.
El liderazgo palestino rechazó la propuesta de Washigton incluso antes de su presentación, al no considerar a Estados Unidos como mediador.
El pasado martes, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, llevó ante el Consejo de Seguridad de la ONU su oposición frontal al plan de Trump y dejó claro que no aceptará un Estado palestino como el que propone, totalmente fragmentado, como un "queso suizo".
Más de 600.000 colonos israelíes viven en Cisjordania y Jerusalén Este, en gran tensión con la población palestina.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: