La policía hongkonesa detuvo anoche a unas 400 personas bajo cargos como asamblea ilegal y posesión de armas ofensivas durante la marcha de Año Nuevo, a la que asistieron más de un millón de personas, según los organizadores.
Los hongkoneses salieron ayer a las calles en una marcha que los organizadores finalmente tuvieron que cancelar a petición de la policía, lo que derivó en enfrentamientos entre agentes y los manifestantes más radicales.
Aunque había sido autorizada, la policía pidió al Frente Civil de Derechos Humanos, organizador de la convocatoria, que pusiera fin a la multitudinaria marcha tres horas después de comenzar argumentando que algunos manifestantes habían empezado a arrojar ladrillos y cócteles molotov y a incendiar tiendas y bancos a lo largo del recorrido.
Los incidentes se iniciaron cuando varios activistas atacaron una sucursal del gigante bancario HSBC, lo que provocó que los agentes les rociaran con gas pimienta, recogieron medios locales y la agencia de noticias EFE.
Otros manifestantes, situados en primera línea, formaron cadenas humanas sin aparente intención de marcharse, provocando enfrentamientos con la policía que se saldaron con arrestos.
Al margen de los incidentes, decenas de miles de personas marcharon pacíficamente para pedir a los ciudadanos de la ex colonia británica que mantengan viva la llama del movimiento de protesta durante el 2020 y para recordar al gobierno, a través de pancartas y eslóganes, las demandas del movimiento prodemocrático.
Éstas incluyen la retirada del proyecto de ley de extradición (ya conseguida), una investigación independiente sobre la brutalidad policial a la hora de reprimir las protestas, la amnistía a los más de 6.000 detenidos hasta la fecha, la retirada del término "revuelta" a la manifestación del 12 de junio, y el sufragio universal para elegir al jefe del Ejecutivo local.
Las protestas llegaron de manera masiva a las calles hongkonesas el pasado 9 de junio a raíz de un controvertido proyecto de ley de extradición a China, ya retirado por la gobernadora Carrie Lam, pero han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos y una oposición al autoritarismo de Beijing.
Los meses de protestas han colocado a la economía de Hong Kong en recesión por primera vez en una década, tras contraerse un 2,9% en el tercer trimestre, afectada por las caídas de las importaciones y las exportaciones, de las ventas al por menor y por las decrecientes cifras del turismo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: