La Universidad China de Hong Kong retomó sus clases entre fuertes medidas de seguridad después de un paro de casi dos meses provocado por los violentos enfrentamientos entre efectivos policiales y manifestantes antigubernamentales en el campus del centro de estudios.
A mediados de noviembre, los dirigentes de la institución educativa decidieron suspender las clases tras el recrudecimiento de las protestas en la ex colonia después de que un joven de 21 años recibiese un disparo por parte de un policía durante una jornada de huelga.
Tras la reapertura del centro, se instalaron barreras de seguridad y más de una decena de guardias se apostaron en una entrada que conectaba la universidad con la estación de metro más cercana -que quedó en noviembre "totalmente destruida", según la Policía- para comprobar la identidad de estudiantes y personal.
La mayoría de los grafitis y carteles de protesta fueron retirados del campus, aunque todavía se pueden ver pequeñas pancartas con lemas favorables al movimiento de protesta como "Cinco demandas, ni una menos" colgadas sobre una estatua de la diosa de la democracia que se encuentra en la entrada de la universidad, describió la agencia de noticias EFE.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: