Ha repetido varias veces que está vivo de milagro. Una caída lo marginó medio año de las carreteras. Pero Rigoberto Urán, dos veces subcampeón del Giro de Italia y una del Tour de Francia, avisa que no se rinde y en el Tour Colombia 2020 pedalea para ser el de antes.

La condición física está en veremos, pero el carisma y desparpajo del pedalista colombiano están intactos. Los aficionados le piden fotos, que grabe mensajes en sus celulares y lo ovacionan cuando sube a la tarima de la carrera cafetera, una de las más importantes de América.

"He recibido demasiado cariño", dice en entrevista con la AFP en el hotel en la localidad céntrica de Paipa, donde estableció su base el EF Pro Cycling para el giro colombiano.

Urán, de 33 años, volvió a competir el martes en la contrarreloj por equipos que le dio una ventaja, para algunos insalvable, a la escuadra estadounidense. No pudo terminar los 16,7 kilómetros del trayecto, pero celebró haber vuelto a domar un caballo de acero tras un desplome que le pudo costar la vida.

"No pude aguantar el ritmo del equipo, pero me da mucha tranquilidad porque otra vez estoy en carrera, volviendo a tomar confianza", afirmó.

Rigo, como lo llaman propios y extraños, chocó con el suelo el 29 de agosto en la sexta etapa de la Vuelta a España-2019, en el que considera el "peor" golpe de su vida deportiva: se rompió la clavícula izquierda, el omóplato en varias partes y aquejó perforación del pulmón izquierdo tras la rotura de dos costillas.

Sin el rótulo de favorito que carga respaldado por su palmarés, el 'escarabajo' se toma la tercera edición del Tour Colombia como una oportunidad para comenzar de nuevo.

Y de prepararse para un 2020 que, si todo marcha bien, lo tendrá nuevamente en suelo galo, en las vueltas a Cataluña y el País Vasco, algunas clásicas -Suiza o Dauphiné- y los Juegos Olímpicos de Tokio.

P: ¿Cómo se ha sentido en su regreso tras la caída en España?

R: "Bien, yo voy bien (…) Para mí todo lo que pase de ahora en adelante es ganancia porque no teníamos previsto estar en este Tour Colombia. Espero, pues, cada día ir cogiendo más confianza para aportarle al equipo para el fin de carrera".

P: ¿Después del golpe teme no volver a alcanzar un nivel de élite?

R: "Es un reto, ¿cierto? Me gusta, pero bueno, estoy trabajando, me está apoyando el equipo, mi familia. Para mí lo más importante es intentarlo, lo vamos a intentar, vamos a intentar llegar a buen nivel. El objetivo de este año es estar otra vez en Tour de Francia, en línea de salida, bien, con buena condición, recuperado totalmente. No te lo puedo asegurar, no me gusta decirte sí ni no, porque no sé".

P: ¿Pero existe ese miedo?

R: "No, yo los temores ya los dejé. Para mí la vida no depende de un resultado, para mí mi vida no depende, puta, de que si vuelvo a tener los resultados de años anteriores entonces pues voy a ser feliz, y si no los tengo voy a ser infeliz, no, no. (…) Lo más importante es intentarlo".

P: El EF tiene una ventaja importante en el Tour Colombia. ¿Cree que la carrera ya está definida?

R: "Es una ventaja importante, pero bueno, yo siempre he dicho y he aprendido a través de los años que uno en el ciclismo nunca se puede confiar y tiene que estar siempre alerta hasta el final. El nivel es alto".

P: El ecuatoriano Jonathan Caicedo, su coequipero, lidera la carrera. Es un nuevo triunfo para Ecuador tras el Giro de Carapaz. Parece haber un despertar del ciclismo ecuatoriano…

R: "Son muy buenos, seguro que sí. Necesitamos que el ciclismo de Latinoamérica, de Sudamérica, siga creciendo. He tenido la posibilidad de viajar estos días a Costa Rica, ver la cantidad de ciclismo que hay. También en México, estuve en Brasil (…) Ya vemos a Ecuador con un ganador de Giro de Italia con Richard, ahora con Caicedo. Son corredores jóvenes de mucha experiencia, muy buenos. Ya están dentro de los mejores del mundo entonces seguramente van a seguir saliendo".

P: Si todo marcha bien, seguramente estará en Tokio-2020. ¿Ve factible una medalla para Colombia?

R: "Los olímpicos son una lotería, las carreras de un día son muy difíciles de controlar. Este año va a haber corredores muy buenos. En la olimpiada pasada, la de Rio, Sergio Luis (Henao) estuvo hasta el final sino que una caída lo sacó de la medalla. Este año también hay mucha calidad, un recorrido bueno, entonces esperemos llevar una buena selección y poder traer una medalla".

raa/vel/ma

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: