"Esta ley busca proteger los empleos", dijo Johnson "Esta ley busca proteger los empleos", dijo Johnson
El Gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, presentó este miércoles un proyecto de ley que modifica parte de sus compromisos asumidos bajo el acuerdo de Brexit, algo que el propio Londres admitió que "viola el derecho internacional", además de tensar aún más las negociaciones comerciales con la Unión Europea (UE).
La normativa fue dada a conocer en un momento clave: esta semana tiene lugar en Londres la octava ronda de negociaciones entre británicos y europeos en busca del tratado de libre comercio que debe regir su futura relación económica a partir del 1 de enero, cuando la isla deje definitivamente el bloque, precisó la agencia de noticias AFP.
Hoy, tras horas de mucha tensión, la Comisión Europea (CE) informó que la UE y el Reino Unido se reunirán mañana en una reunión de urgencia.
El vicepresidente de la CE "Maros Sefcovic, viajará a Londres mañana para encontrarse con (el ministro británico) Michael Gove para una reunión extraordinaria del comité mixto", anunció el portavoz del CE, Eric Mamer en un tuit, en el que añadió que la UE esperaba "aclaraciones" del Reino Unido.
El Reino Unido abandonó la UE el 31 de eneroEl Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero
El Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero pasado, pero ambos pactaron un periodo de transición hasta fin de año, durante el cual Londres sigue cumpliendo con las normas del bloque pero sin tener voz en sus decisiones, para darse tiempo de alcanzar un acuerdo que regule el comercio entre ambos.
Concretamente, el proyecto sobre el mercado interno presentado hoy dictamina que después del Brexit no se realizarán nuevos controles aduaneros a las mercancías que se trasladen desde Irlanda del Norte a Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales).
Esto contradice el Tratado de Retirada ya firmado por el cual, si no hay acuerdo comercial entre Londres y Bruselas, los productos que pasen a partir de 2021 de Irlanda del Norte a Gran Bretaña podrían ser sometidos a aranceles y las empresas norirlandesas tendrían que rellenar declaraciones de aduanas para vender al resto del Reino Unido.
Al tanto de esta situación, el proyecto de ley de 54 páginas presentado hoy menciona en tres oportunidades que los artículos van a tener efecto "a pesar de cualquier ley nacional o internacional relevante con la que puedan ser incompatibles o inconsistentes".
Sin acuerdo, los productos que pasen a partir de 2021 de Irlanda del Norte a Gran Bretaña podrían ser sometidos a arancelesSin acuerdo, los productos que pasen a partir de 2021 de Irlanda del Norte a Gran Bretaña podrían ser sometidos a aranceles
El Tratado de Retirada que selló el Brexit es un acuerdo internacional legalmente vinculante por lo que modificar sus disposiciones "viola el derecho internacional" aunque de "una manera específica y limitada", según reconoció ayer el ministro para Irlanda del Norte, Lewis Brandon.
El primer ministro Boris Johnson instó hoy a los diputados a apoyar el proyecto al asegurar que "garantizará la integridad del mercado interno del Reino Unido" y afirmó que protegería el proceso de paz de Irlanda del Norte.
"Esta ley busca proteger los empleos, el crecimiento y garantizar la fluidez del comercio en todo el Reino Unido", defendió Johnson ante la Cámara de los Comunes donde el nacionalista escocés Ian Blackford lo acusó de "crear un Estado deshonesto".
La medida generó muchas críticas en el arco opositor, ya que se cree que esta ley dañará la posición internacional del Reino Unido.
También hubo repudios dentro del propio Partido Conservador, como el del expremier John Major que señaló: "Si perdemos nuestra reputación de honrar las promesas que hacemos, habremos perdido algo que tal vez nunca recuperemos".
Mientras tanto, Bruselas convocó una reunión extraordinaria para discutir su contenido, y el Gobierno escocés no descartó acciones legales para evitar que se convierta en ley.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, por su parte, advirtió hoy que el proyecto de ley impulsado por el Gobierno británico que revisa parcialmente sus compromisos de Brexit viola la "ley internacional".

Very concerned about announcements from the British government on its intentions to breach the Withdrawal Agreement. This would break international law and undermines trust. Pacta sunt servanda = the foundation of prosperous future relations.

— Ursula von der Leyen (@vonderleyen) September 9, 2020

"Muy preocupada por anuncio del Gobierno británico sobre sus intenciones de romper el Acuerdo de Retirada. Esto rompería la ley internacional y afecta la confianza", expresó Von der Leyen en Twitter.
La funcionaria añadió la frase latina "Pacta sunt servanda", un pilar de los acuerdos internacionales que tradicionalmente se interpreta como "los acuerdos deben ser mantenidos".
Los responsables europeos advirtieron que respetar lo firmado es una condición indispensable para avanzar en la actual negociación y el vicepresidente de la UE, Maros Sefcovic, afirmó que pedirá "lo antes posible" una reunión con representantes británicos para que "ofrezcan detalles y respondan a nuestras vivas inquietudes" sobre este proyecto de ley.
Los mercados también reaccionaron negativamente al proyecto oficialista y la libra esterlina cayó a su cotización más baja frente al euro y al dólar estadounidense en seis semanas.
Londres y Bruselas pretenden llegar a un acuerdo sobre el comercio y las relaciones futuras antes de la cumbre de líderes de la UE el 15 de octubre, de forma que el acuerdo pueda estar listo para cuando expire el período de transición del Brexit, el 31 de diciembre.
Si no hay un acuerdo comercial para el 1 de enero de 2021, el Reino Unido saldrá de la transición sin ese pacto y bajo las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.