Las aerolíneas Lufthansa, de Alemania, y Austrian Airlines, de Austria, cancelaron este jueves sus vuelos a Teherán, luego de que Canadá acusara a Irán de derribar con un misil a un avión comercial ucraniano ayer y causar la muerte de 176 personas, una denuncia que Estados Unidos secundó al hacer públicas sus "sospechas" de que no fue un problema técnico como sostiene la República Islámica.
Las dos aerolíneas comunicaron su decisión a través de comunicados y, en el caso de Lufthansa, significó que el vuelo que ya estaba en viaje a Teherán tuvo que dar la vuelta a Frankfurt, la base de la empresa en Alemania, según informó la cadena de noticias CNN.
Los dos textos agregaron que las empresas continuarán "evaluando la situación sobre el terreno con las autoridades nacionales e internacionales" a cargo.
Ayer, apenas horas después de que Irán bombardeara sin causar víctimas ni daños importantes a un base iraquí con soldados estadounidenses en respuesta al ataque norteamericano que mató a un poderoso comandante iraní el viernes pasado, un avión comercial ucraniano se estrelló sobre suelo iraní y las 176 personas a bordo murieron.
Las autoridades iraníes informaron que el avión cayó por razones técnicas y no estuvo vinculado a la escalada militar que protagonizan junto a las Fuerzas Armadas estadounidenses en las últimas semanas.
Sin embargo, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, sostuvo que el avión "fue derribado por un misil tierra-aire de Irán (…). Probablemente por accidente".
Desde la Casa Blanca, el presidente Donald Trump no fue tan contundente como su par canadiense, pero sí hizo públicas sus "sospechas".

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: