La ONU informó que más de cinco millones de niños sirios tuvieron que abandonar sus casas desde que comenzó la guerra, hace casi nueve años, en un informe en el que además alertó que las niñas y niños son uno de los sectores más golpeados por el conflicto militar en Siria y lo demostró con denuncias de violación, reclutamiento, secuestro y otros crímenes de guerra y contra la humanidad.
"Los niños sufren un daño brutal en el conflicto sirio y se les ha robado su infancia, causando una tragedia que se prolongará muchos años más", alertó Paulo Pinheiro, presidente de la Comisión de Investigación de la ONU que documenta los crímenes en la guerra en Siria, que comenzó como un conflicto interno pero terminó incluyendo a las potencias mundiales y regionales.
El informe, presentado en la sede la de la ONU en Ginebra, recogió datos sobre las múltiples violaciones cometidas por todos los bandos de la guerra entre 2011 y 2019.
Los autores del informe, que admitieron dificultad para dar cifras exactas sobre los crímenes contra menores de edad, señalaron que niños de apenas seis años fueron reclutados por grupos armados sirios.
Además, denunciaron que con frecuencia se usaron distintos tipos de violencia -incluidas las agresiones sexuales- como castigo y humillación, y contaron que los niños detenidos fueron sometidos a maltrato y tortura para "sacar confesiones a sus padres".
Hanny Megally, otra de las firmantes del informe, subrayó que todos los bandos son responsables, aunque explicó que las fuerzas militares y policiales sirias con frecuencia usaron la tortura contra niños privados de su libertad.
Por otro lado, el informe denunció el reclutamiento de menores por parte de grupos armados opositores como el Estado Islámico o Hayat Tahrir al Sham, grupos a los que también acusó de haber ejecutado públicamente a menores o haberlos forzado a ellos a ejecutar a otras personas, según la agencia de noticias EFE.

El informe destacó que muchas escuelas fueron objetivo de ataques durante la guerra, lo que dejó a gran parte de los niños sirios sin acceso a la educación, y más de cinco millones fueron obligados a dejar sus hogares y buscar refugio en otros lugares dentro y fuera del país.
Tras detallar sus denuncias, la comisión de la ONU reclamó a las partes en conflicto compromisos por escrito para dejar de cometer estos abusos, el fin inmediato del reclutamiento de menores y que se investigue, identifique y juzgue a los responsables de los diversos casos de asesinato, tortura y otros crímenes contra niños y niñas.
"La mejor forma de evitar más violaciones es buscar una paz sostenible, por lo que urgimos a las partes a que se sienten a negociar soluciones que garanticen los derechos de todos los civiles, niños incluidos", concluyó Pinheiro.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: