Lukashenko obtuvo el 9 de agosto pasado un sexto mandato consecutivo, tras alcanzar el 80 por ciento de los sufragios. La oposición denunció fraude.Lukashenko obtuvo el 9 de agosto pasado un sexto mandato consecutivo, tras alcanzar el 80 por ciento de los sufragios. La oposición denunció fraude.
Miles de manifestantes se congregaron hoy por segundo domingo consecutivo en las calles de Minsk para protestar contra el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, al que acusan de fraude electoral, mientras que Rusia volvió a respaldar al mandatario y acusó a fuerzas externas de querer “provocar un derramamiento de sangre”.
En este clima de tensión, Lukashenko arribo a su residencia en Minsk en helicóptero, vestido con un uniforme con chaleco blindado y con un fusil sin cargador al hombro, según un video publicado en redes sociales y en el canal de Telegram@pul_1, según reportó la agencia noticiosa rusa Sputnik.
En el vídeo se ve a dos personas recibiendo a Lukashenko, una de ellas es supuestamente el ministro de Defensa, Víctor Jrenin.
Se escucha también al presidente preguntar si todavía hay manifestantes en las inmediaciones del palacio.
Los manifestantes se concentraron en la plaza de la Independencia de la capital al grito de "Uchodi!" ("¡Largo de aquí!") y las fuerzas de seguridad, que avisaron que la manifestación no fue aprobada por el Gobierno, bloquearon de momento todos los accesos por metro, indicó la agencia de noticias Europa Press.
El Ministerio del Interior señaló que "el evento es ilegal" y que los participantes serán "responsabilizados" de lo que pueda ocurrir, mientras el jefe de la Policía bielorrusa, Ivan Kubrakov, instó a los participantes de que se dispersen de la plaza.
En sintonía, el ministro de Defensa, Viktor Jrenin, advirtió de que habrá intervención del Ejército si se producen ataques contra monumentos o instalaciones militares en el marco de las movilizaciones de la oposición.
Lukashenko obtuvo el 9 de agosto pasado un sexto mandato consecutivo tras alcanzar el 80 por ciento de los sufragios, contra el 10 por ciento que cosechó Svetlana Tijanovskaya, actualmente refugiada en Lituania, aunque la oposición denunció que hubo fraude en esos comicios.
Tijanovskaya declaró hoy que tiene intención de regresar a su país y entablar un diálogo con el mandatario para solucionar la actual crisis política “una vez libere a todos los presos políticos”, incluido su marido, un conocido bloguero arrestado en mayo acusado de incitar a la violencia.
"Si es necesario hablar con Lukashenko y entiendo los motivos, no veo por qué no debería hacerlo", declaró la opositora al canal Sky News.
Por su parte, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, denunció la existencia de fuerzas externas que intentan ocasionar un baño de sangre en Bielorrusia.
"Hay quienes quieren que la situación que es pacifica en Bielorrusia derive en violencia, buscan provocar un derramamiento de sangre y que se repita el escenario ucraniano", dijo el canciller citado por la agencia Sputnik.
"El pueblo bielorruso decidirá por sí mismo cómo salir de esta situación", destacó el ministro y llamó al inicio de un amplio diálogo nacional en Bielorrusia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.