El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, explicó que el objetivo de Washington es presionar a Irán para que deje a apoyar al grupo chiíta libanés Hezbollah, al que acusó de bombardear territorio sirio, donde se mantienen apostadas tropas rusas y norteamericanas.
"Básicamente, no buscamos una guerra con Irán", dijo Pompeo en rueda de prensa junto al canciller ruso, Sergei Lavrov, en Sochi, en las costas del mar Negro.
"Continuaremos ejerciendo presión sobre Irán para que vuelva al redil de los países responsables y que hagan todo lo posible para reducir la desestabilización", señaló, citado por la agencia de noticias EFE.
Antes de la conferencia de prensa, circuló una información según la cual el Pentágono estaría evaluando enviar un contingente de 120.000 uniformados a Medio Oriente para afrontar la supuesta amenaza iraní, algo que luego fue negado por el propio Donald Trump. Lavrov, sin conocer las declaraciones de Trump, dijo que esperaba que "la razón impere" y solo se trate de un rumor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: