Yemen acusó a Irán de estar detrás del ataque a dos refinerías de la mayor petrolera saudita, por el que la ONU y la Unión Europea (UE) expresaron su preocupación, pese que Teherán desmintió cualquier responsabilidad y los hutíes yemeníes se lo atribuyeron.
Paralelamente, Irán advirtió que las bases y los buques de Estados Unidos en la región están al alcance de sus misiles, y Washington, que también acusó a Teherán por el atentado, ofreció sus reservas de petróleo para garantizar el suministro mundial.
“Los hutíes reivindicaron la responsabilidad para desviar las miradas lejos del régimen de Teherán” pues el ataque representa una "escalada" de las anteriores acciones de Teherán contra buques petroleros y comerciales, afirmó el ministro de Información de Yemen, Muamar al Eryani, en Twitter.
“Los datos políticos y militares, y la información preliminar sobre el acto terrorista cobarde que tuvo como objetivo instalaciones de la empresa Aramco con drones de fabricación iraní coinciden en que es imposible que el ataque se realizara desde zonas controladas por la milicia hutí”, remarcó Eryani.
El vocero de la cancillería de Irán, Abas Musaví, afirmó que la versión de Estados Unidos que vinculó a Teherán con el ataque “no tiene sentido” y subrayó que se trata de “acusaciones ciegas” que no tienen “un mínimo de credibilidad”.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: