Las personas que no lleven mascarilla al salir de su casa en Qatar afrontarán a partir de este domingo una pena de hasta tres años de cárcel y una multa de hasta 55.000 dólares, tras el anuncio oficial de endurecimiento de las medidas de contención de contagio del coronavirus en ese país del golfo Pérsico.
La decisión, adoptada el pasado jueves por el Ministerio de Interior, establece que a partir de hoy es "obligatorio el uso de mascarilla al salir de casa por cualquier motivo, a excepción de las personas que viajen en un vehículo no acompañadas".
Las autoridades aseguraron que van a tomar "todas las medidas necesarias" contra los infractores de esta norma, que pueden ser castigados con un máximo de tres años de cárcel y/o una multa de 200.000 riales cataríes (unos 55.000 dólares).
En los pasados días el emirato registró un aumento notable de los casos, con 30.972 infectados, 3.788 de los cuales se han recuperado, aunque a fecha 16 de mayo sólo habían fallecido 15 personas por la COVID-19.
Qatar, con una población de menos de tres millones de personas, tiene el ratio de infección más alto de los países árabes del golfo Pérsico y Oriente Medio, con alrededor del 1% de la población contagiada, según un análisis comparativo realizado por la agencia de noticias EFE.
Desde principios de marzo las escuelas, universidades, centros de esparcimiento y mezquitas, así como el transporte y otros servicios públicos, permanecieron cerrados para evitar los contagios, pero algunos sectores claves como la construcción no se detuvieron.
El Ministerio de Interior qatarí advirtió la semana pasada de que durante el mes sagrado Ramadán era difícil promover el distanciamiento social debido a las tradicionales reuniones familiares, pero las autoridades instaron a los ciudadanos a denunciar cualquier violación de las medidas preventivas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.