El sólido resultado del Partido Socialista (PSOE) español en las tres elecciones simultáneas del domingo reforzó al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, de cara a la formación de un nuevo Ejecutivo en solitario y su reclamo de un papel más determinante para España en la Unión Europea.

La posibilidad de seguir gobernando en la región de Madrid y la reconquista de la capital permitieron al líder de los conservadores, Pablo Casado, salvar su liderazgo y el del Partido Popular (PP) en el bloque de la derecha; mientras las esperanzas de Pablo Iglesias de formar un gobierno de coalición con Sánchez se alejaron tras la debacle de Unidas Podemos y la pérdida de los gobiernos progresistas de Madrid y Barcelona.
Sánchez ganó las elecciones generales del 28 de abril, pero sin la mayoría suficiente para que su partido pudiera formar gobierno. Un mes después, las triples elecciones -municipales, regionales y europeas- le dieron la oportunidad de ampliar su poder para negociar en mejores condiciones el apoyo de los partidos más pequeños, incluidos sus aliados preferentes de Unidas Podemos. Iglesias, sin embargo, no renunció a su aspiración de formar un Ejecutivo de colación a pesar de no tener ya muchas cartas que ofrecer.

Un orgullo, una oportunidad y una enorme responsabilidad ser la 1ª delegación socialdemócrata en el @Europarl_ES. Trabajaremos por una alternativa progresista, socialdemócrata y de izquierdas a las políticas de austeridad. Una #Europa social, que proteja y redistribuya. #26MPSOE pic.twitter.com/TjbBIpDNpA

— Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) 26 de mayo de 2019

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: