El presidente Donald Trump encabezó este lunes los actos oficiales en Estados Unidos de homenaje a sus caídos en combate, mientras su principal rival electoral, Joe Biden, hizo su primera aparición pública en persona en un feriado empañado por la pandemia y en medio de temores a más contagios por las grandes concentraciones de personas del fin de semana largo.
Autoridades advirtieron a la ciudadanía que cumplan con las medidas de distanciamiento social para evitar rebrotes del virus en el país más afectado por la pandemia, con casi 100.000 muertos y más de 1,6 millones de infectados.
Después de jugar al golf dos días, Trump realizó el primer acto oficial de la jornada al marcar el Día de los Caídos con una aparición en el Cementerio Nacional de Arlington, en Virginia, cerca de Washington, donde depositó una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido.
Sin barbijo, como es habitual, Trump, de 73 años, estuvo acompañado por el vicepresidente Mike Pence, y su secretario de Defensa, Mark Esper, así como de la primera dama Melania Trump y otros ministros del gabinete.
Horas después, el probable candidato presidencial demócrata, Joe Biden, salió por primera de su casa en Delaware, donde pasa la cuarentena desde que canceló un acto de campaña el 10 de marzo, en el inicio de la pandemia, y junto a su esposa Jill visitó un parque cercano dedicado a la memoria de los caídos en las guerras.
Tanto Biden, de 77 años, como su esposa, de 68, tuvieron todo el tiempo puestos unos barbijos negros.
Los presidentes de Estados Unidos honran todos los años a los caídos en combate con una ofrenda floral y un discurso en el Cementerio Nacional, ubicado al otro lado del río Potomac desde Washington.

Pero la pandemia hizo que este año tuvieran que cambiarse los planes. En lugar de hacerlo en el cementerio, Trump dará un discurso más tarde en el histórico Fuerte McHenry de Baltimore, Maryland, donde los estadounidenses repelieron un ataque naval británico en 1812.
En Nueva York, epicentro del brote nacional, el homenaje del Día de los Caídos será realizado con caravanas de autos y pequeñas ceremonias en lugar de los acostumbrados y multitudinarios desfiles debido a las restricciones por el coronavirus.
"Es algo que no nos gusta, pero lo entendemos", dijo Raymond Aalbue, presidente de los Veteranos Unidos del Condado de Kings, que todos los años realiza un desfile por Brooklyn.
"No hay razón para poner en riesgo a nadie", dijo, citado por CNN. Los veteranos de guerra, así como los residentes en geriátricos, constituyen un importante porcentaje de los muertos en Estados Unidos por la pandemia de coronavirus.
Panorama del país

Miles de personas corrieron a las playas y parques este fin de semana largo en Estados Unidos, aprovechando la relajación de algunas de las medidas de confinamiento por el coronavirus. La doctora Deborah Birx, coordinadora del equipo especial de la Casa Blanca para la lucha contra el virus, se manifestó "muy preocupada" por las imágenes de multitudes durante el fin de semana.
En el sureño estado de Florida, en la zona de Tampa, en la costa del Golfo, las aglomeraciones fueron tan grandes que las autoridades cerraron parques para dispersarlas.
En Missouri, la gente desbordó restaurantes y bares en el embalse del Lago de las Ozakars, un popular destino turístico.
En California, las autoridades dijeron que la mayoría de las personas cumplió y usó mascarillas y mantuvo la distancia social en sus salidas por el estado.
En la costa este, muchas playas abrieron en el estado de Carolina del Sur, aunque solo para nadar, correr y otras actividades, no para tomar sol.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.