Primer ministro griego, Kyriakos MitsotakisPrimer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis
En medio de un clima de creciente tensión con Turquía, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, anunció un "robusto" programa de compra de armas y un aumento de efectivos militares, y eleva la tensión en el Mediterráneo.
Mitsotakis declaró que Grecia adquirirá 18 aviones cazabombarderos franceses, así como fragatas y helicópteros, además de incorporar 15.000 nuevos efectivos en sus fuerzas armadas y mejorar fragatas existentes, con lo que el Gobierno espera, a su vez, generar nuevos puestos de trabajo.
"Llegó el tiempo de reforzar las fuerzas armadas… esta iniciativa constituye un robusto programa que se convertirá en un escudo nacional", dijo el primer ministro en la ciudad de Tesalónica (norte).
La noticia se dio a conocer luego de que Turquía anunciara hoy que llevará a cabo maniobras navales frente a las costas de Chipre entre el sábado y el lunes, a pesar de la amenaza de sanciones por parte de la Unión Europea (UE) debido a sus acciones en el Mediterráneo oriental en aguas que reclaman Grecia y Chipre.
Ankara comunicó que realizaría este ejercicio frente a las costas de Sadrazamkoy, en el norte de Chipre, que condenó la decisión y afirmó que tales maniobras serían "ilegales" y "violarían" su soberanía en un contexto de tensiones exacerbadas.
El anuncio de Turquía tuvo lugar tras una declaración de siete dirigentes de países del sur de la UE, que instaron a Turquía a poner fin a su política de "confrontación" en el Mediterráneo oriental, y agitaron el espectro de sanciones europeas si Ankara continuaba impugnando los derechos de exploración de gas de Grecia y Chipre en la zona.
Esta cuestión figurará en el orden del día del Consejo Europeo de los días 24 y 25 de septiembre, informó la agencia de noticias AFP.
En respuesta, Turquía denunció una declaración "sesgada", por considerar que contenía elementos "desconectados de la realidad y carentes de fundamento jurídico".
A mediados de agosto, el conflicto entre Grecia y Turquía iba en aumento a raíz de las actividades de exploración turcas en aguas del Egeo.
A fines del mismo mes, Grecia selló un acuerdo con Italia para ampliar sus aguas territoriales en el mar Jónico hacia territorio italiano entre 10 y 20 kilómetros, en función de unos acuerdos alcanzados recientemente con Italia y Egipto.
La novedad tensionó aún más las relaciones entre ambos países, al punto que Turquía le advirtió a Grecia que de seguir con sus planes de ampliar las fronteras en el Mediterráneo, podría provocar una guerra.
Además, Ankara envió un barco de prospección sísmica y una pequeña flota naval para hacer exploraciones de hidrocarburos en aguas que Grecia considera bajo su soberanía, según los tratados de la posguerra.
Por su parte, Grecia respondió vigilando la flota turca con barcos de guerra propios y realizando ejercicios navales conjuntos con varios aliados de la Unión Europea.
La actividad militar en el Mediterráneo oriental se incrementó, cuando Francia e Italia decidieron desplegar más presencia naval en la zona en defensa de Atenas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.