Las autoridades de Corea el Sur tratan de localizar a unas 3.000 personas que visitaron los locales de ocio nocturno en los que se originó un nuevo brote de coronavirus en Seúl con el fin de controlar el repunte de casos en la capital, que este fin de semana confirmó 35 nuevos casos, la mayor cifra diaria desde el 9 de abril.
El gobierno de Seúl emprendió una carrera contra el tiempo para intentar contener un nuevo foco de coronavirus que tuvo su centro de contagio en los bares y clubes nocturnos de esa ciudad la semana pasada.
El alcalde de la capital surcoreana, Park Won-soon, dijo hoy en una entrevista con la radio pública KBS que tiene datos de 5.517 personas que visitaron los cinco locales nocturnos afectados -los cuales registraban los nombres y teléfonos de todo el que entraba- entre el 30 de abril y el 5 de mayo.
No obstante, Park dijo que de momento sólo pudieron contactar a 2.405 para que se sometan a test y se aíslen, y que se estima que 1.982 personas pudieron dar datos falsos al tratarse de establecimientos ligados a la comunidad LGTBI, fuertemente discriminada en Corea del Sur.
Las autoridades surcoreanas enviaron mensajes SMS a todos los números del país pidiendo que aquellos que visitaron los cinco establecimientos en esas fechas se sometan a test PCR y se aíslen 14 días aunque den negativo.
"Aun así, la mayoría de los que estuvieron ahí no están localizables. La tasa de testeo (ligada al brote) sigue por debajo de la mitad" dijo hoy en declaraciones que recoge la agencia de noticias Yonhap, el primer ministro de Corea del Sur, Chung Sye-kyun.
Chung subrayó la necesidad de que se hagan test de manera rápida a todas estas personas para evitar que los contagios se multipliquen en Seúl y su región aledaña, donde viven unos 26 millones de personas, más de la mitad de la población del país.
Aunque las autoridades aseguran que pueden mantener la confidencialidad de aquellos que vayan a testarse, muchos creen que, en un momento en que este es el único gran brote actual en todo el país, el hecho de que la cuarentena sea obligatoria puede hacer saber a familiares o compañeros de trabajo que estas personas visitaron los locales afectados, indicó la agencia de noticias EFE.
A su vez las autoridades evalúan la posibilidad de multar a quienes estuvieron en dichos bares si no cooperan.
Corea del Sur, donde no ha habido confinamiento y el virus parecía estar controlado hasta la semana pasada, reportó hoy 35 nuevos contagios -la mayor cifra en un mes-, de los cuales 29 corresponden al nuevo brote, que en total provocó 85 contagios en distintos puntos del país.
La capital y la región colindante ordenaron este fin de semana el cierre de bares y clubes nocturnos hasta nueva orden.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.