La Policía solo había autorizado una concentración en Victoria Park, el parque más grande de la ciudad. Sin embargo, cuando la multitud ya era evidente, una enorme columna de personas comenzó a marchar, lenta y pacíficamente, protegida de la lluvia por paraguas, informó la agencia de noticias EFE.
Tras más de un mes de que todas las protestas opositoras terminaran con represión, corridas, agresiones de mafias paraoficialistas y escenas de caos poco habituales para la región, ayer la marcha en contra del gobierno terminó de manera pacífica.
Muchos manifestantes interpretaron ese giro policial como un intento de distender el clima de violencia que escaló la última semana, cuando las protestas se mudaron de las principales avenidas y parques de la ciudad al aeropuerto internacional, un escenario mucho más visible para miles de ciudadanos extranjeros que circulan por allí.
Además, la inacción de la Policía anoche desactivó al menos por ahora los temores de una intervención más violenta de las fuerzas de seguridad, especialmente después de que China realizara maniobras militares del otro lado límite que divide a Hong Kong de la China continental.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: