El virtual candidato presidencial opositor en Estados Unidos, Joe Biden, acusó este martes el mandatario Donald Trump, de estar "enceguecido por el ego" y lo criticó por estar "más interesado en el poder" que en "las necesidades de las personas a las que debe proteger".

Por primera vez desde que estalló la pandemia, Biden abandonó su estado, Delaware, y viajó a la vecina Filadelfia para dar un discurso en la sede del gobierno municipal de esa ciudad, en medio de un momento de crisis nacional, provocado por la ola de protestas antirracistas y una cruenta represión policial.
Después de semanas de mantener un perfil sorpresivamente bajo para un precandidato en un año electoral, Biden apuntó contra el presidente: "Cree que la división lo ayuda".
"Su narcisismo se ha vuelto más importante que el bienestar de la nación", sentenció el ex vicepresidente y prometió: "Yo no traficaré con el miedo y la dimisión. No alentaré las llamas del odio", según la agencia de noticias Europa Press.
El 3 de noviembre, el país deberá decidir si reelige a Trump y Biden apuesta a convertirse en el líder "que puede unir" a la polarizada nación.
Asimismo, se comprometió a "curar las heridas raciales que se han extendido desde hace demasiado tiempo por este país" y a "no usarlas con fines políticos", sin "culpar a otros" de responsabilidades que competen al presidente.
Desde el asesinato de George Floyd, un afroestadounidense que el 25 de mayo murió en Minneapolis a manos de un policía blanco durante una detención, cientos de miles de personas salieron a las calles de todo el país para manifestarse en contra del racismo, lo que generó una ola de violencia seguida de toques de queda en muchas de esas ciudades.
Trump no solo acusó de violentos a los manifestantes, sino que ordenó reprimir las protestas con dureza, recurriendo a la Guardia Nacional e incluso a las Fuerzas Armadas de ser necesario.
El discurso de Biden marcó una nueva fase de una campaña presidencial que se había congelado durante más de dos meses por la propagación de la pandemia del coronavirus en el país con más infectados y muertos en el mundo: 1.820.523 y 105.644 respectivamente, según la Universidad Johns Hopkins.
Mientras Biden hablaba, la Guardia Nacional estaba desplegada en la calles de Filadelfia para defender los edificios públicos. Varios edificios adyacentes a la sede del gobierno municipal, incluidos bancos, tiendas de conveniencia y hoteles, fueron tapiados, consignó la cadena estadounidense CNN.
En su discurso, Biden acusó al presidente de estar más preocupado por sí mismo que por la nación en un momento en que "está clamando por el liderazgo".
"Este presidente hoy es parte del problema y lo acelera", dijo Biden.
Asimismo, instó a los estadounidenses a que miren en qué instancia está el país y la sociedad.
"¿Es esto lo que queremos ser? ¿Es esto lo que transmitimos a la vida de nuestros hijos y nietos? ¿Miedo y señalar con el dedo en lugar de la esperanza y la búsqueda de la felicidad? ¿Incompetencia y ansiedad? ¿Ombliguismo y egoísmo?"
El ex vicepresidente de Barak Obama durante ocho años agregó que las últimas palabras de Floyd -"no puedo respirar"- "no murieron con él", sino que "resuenan en todo el país", convertidas ya en consigna de una ola de movilizaciones.
"Es una llamada de atención a todo el país, a todos nosotros", concluyó.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.