Las negociaciones entre Londres y Bruselas por el Brexit no pudieron avanzar hoy luego de que el primer ministro británico, Boris Johnson, pidió a la Unión Europea (UE) que la salvaguarda irlandesa -el gran obstáculo que separa a las partes- sea descartada por "inviable", solicitud que el bloque europeo rechazó, además de acusar al británico de no ofrecer "alternativas realistas".
Hoy, poco más de dos meses antes de la fecha límite para la marcha de Reino Unido del bloque, Johnson remitió una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la que detalla los nuevos argumentos de su Ejecutivo, entre los que destaca que la salvaguarda (denominada "backstop") puede socavar el proceso de paz de Irlanda del Norte.
Se trata de una cláusula que negociaron Londres y Bruselas, que estipula que Belfast -pese a dejar de formar parte de la UE-, tendría que seguir cumpliendo ciertas reglas del mercado único europeo.
Así, no sería necesario instalar aduanas ni controles de migración en la isla que comparte con la República de Irlanda (que no pertenece a Reino Unido), lo que permitiría preservar los acuerdos de paz de 1998, que pusieron fin a tres décadas de violencia, y también la integridad del mercado único europeo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: