Decenas de miles de personas conmemoraron hoy en las calles de Hong Kong el quinto aniversario del fin de la llamada "Revolución de los Paraguas", la emblemática campaña prodemocrática de 2014 que inspiró la actual ola de protestas masivas en el centro financiero y que hoy culminó con enfrentamientos entre manifestantes y la Policía.
El núcleo de la movilización se concentró en el Parque Tamar, cerca del Parlamento de la ciudad, el mismo sitio que fue el epicentro de las protestas de 2014, pero multitudes más pequeñas se apoderaron de las calles aledañas al edificio donde activistas más radicalizados arrojaron ladrillos y bombas molotov en las oficinas del gobierno central cercanas.
La policía respondió con carros hidrantes, gas pimienta y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que por cientos levantaron barricadas y bloquearon alguna de las principales calles de la ciudad.
Terminado el acto, la Policía dispersó a los manifestantes violentos, informó la agencia de noticias EFE.
La tensión política se respiraba en el ambiente desde ayer, cuando la policía denegó la autorización de tres manifestaciones convocadas por el Frente Civil de Derechos Humanos (FCDH) previstas para el próximo martes 1 de octubre, día en el que se celebrará el septuagésimo aniversario de la fundación de la República Popular China.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: