El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, confirmó que Trump tenía la sospecha de que de que un servidor del DNC (Comité Nacional demócrata, secretariado del partido), pirateado por agentes de inteligencia rusos y que supuestamente contenía correos electrónicos de su rival electoral de 2016, Hillary Clinton, se encontraba en Ucrania, una teoría sobre la que no hay pruebas.
Las declaraciones de Mulvaney son la primera admisión oficial del pedido de Trump a Ucrania y contradice la afirmación del presidente, quien reconoció que presionó a su par ucraniano, Vladimir Zelenski, para que investigara a Biden y a su hijo, pero negó haber retenido la ayuda económica para conseguirlo.
Mulvaney argumentó que lo que hizo Trump "no es ilegal" porque condicionar el desembolso de ayuda económica forma parte del desempeño habitual de la "política exterior" estadounidense, según consignó la agencia de noticias EFE, y agregó que es algo que "hacemos todo el rato", relativizando las conductas de la Casa Blanca.
La investigación demócrata previa a un juicio político se había concentrado hasta ahora en la posibilidad de que Trump pusiera otra condición para entregar la ayuda, la exigencia a las autoridades ucranianas para que indaguen la presunta corrupción del ex vicepresidente estadounidense, el demócrata Joe Biden y su hijo, Hunter, algo que la oposición demócrata considera una violación merecedora de un posible proceso de juicio político y posterior destitución.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: