Mitch McConnellMitch McConnell
El líder del oficialismo en el Congreso estadounidense, el senador Mitch McConnell, advirtió que no apoyará "un rescate (económico) de estados azules", en referencia al color vinculado con los demócratas, y desató hoy la ira de la oposición, especialmente la del gobernador de Nueva York, el distrito más golpeado por la pandemia.
Poco antes de que las autoridades informaran que más de 26 millones de estadounidenses perdieron el trabajo en las últimas cinco semanas, lo que representa un derrumbe peor que en la Depresión, McConnell había rechazado, sin mucha diplomacia, la posibilidad de que el Estado federal ayude a los estados sumidos en crisis económica por la pandemia.
"No vamos a dejar que se aprovechen de la pandemia para resolver muchos problemas que ellos mismos crearon y las malas decisiones que ellos tomaron en el pasado. No va a haber ningún interés entre los republicanos de rescatar a los sistemas jubilatorios de los estados pidiéndole dinero a las futuras generaciones", sentenció McConnell en una entrevista con la cadena Fox News.
"Yo claramente estaría a favor de dejar que los estados se declaren en bancarrota. Eso salvaría a algunas ciudades y no existe ninguna buena razón para que no lo hagan", agregó el senador, por lo que la ira de los demócratas no tardó en llegar.
Andrew CuomoAndrew Cuomo
Andrew Cuomo, el gobernador de Nueva York, el estado más golpeado con más de 257.000 casos confirmados y más de 15.000 muertos, ya mantuvo tensos intercambios públicos con el presidente Donald Trump y ahora no dudó en contestarle a McConnell.
"Una de las ideas más tontas de todos los tiempos vino recién del senador Mitch McConnell. Su sugerencia de que hay que dejar que los estados entren en bancarrota no tiene sentido. Dice que no quiere un rescate de estados azules. 15.000 personas murieron, este no es un momento para hacer política", sentenció el gobernador en su Twitter.
Cuomo, además, sostuvo que mientras el estado de Nueva York "aporta 116.000 millones de dólares al fondo federal más de lo que retira, Kentucky (el estado que representa McConnell) toma 148.000 millones de dólares más de lo que pone en ese fondo".
"Pero, -continuó- ¿ahora nosotros no merecemos que nos ayuden porque las 15.000 personas que murieron eran predominantemente demócratas?"
Con el peor brote del país, Nueva York está muy lejos de poder reabrir su economía, lo que predice que la crisis económica será especialmente profunda en ese estado, donde los muertos aún superan los 400 cada día y las internaciones las 1.300.
Pero Cuomo no fue el único que rechazó las declaraciones de McConnell.
Antes de aprobar hoy un nuevo paquete de estímulo de 480.000 millones de dólares para paliar la crisis económica, la presidenta de la cámara baja, el pleno que votó el proyecto de ley con una cómoda mayoría, acusó al líder republicano de estar haciendo campaña electoral con la crisis de la pandemia.
Nancy PelosiNancy Pelosi
"Miren al lenguaje de Mitch McConnell: 'No voy a rescatar a los estados azules, deberían entrar en bancarrota'. ¿En serio? ¡¿En serio?! ¿Tan inseguro está sobre su propia elección en Kentucky que debe echar mano a este patético lenguaje?", aseguró Nancy Pelosi, en referencia a la elección general de noviembre próximo, que no sólo definirá la reelección de Trump sino también la conformación de un nuevo Congreso.
En su conferencia de prensa diaria, Trump trató de esquivar el tema, pero finalmente adelantó que el tema de las deudas de los estados será "la próxima cuestión a discutir" y destacó que "hay algunos estados que hace tiempo que están mal", según la transmisión de la Casa Blanca.
Mientras en Washington la campaña electoral cada vez se mezcla más con la gestión de la pandemia, en el resto del país muchos estados dieron los primeros pasos para reabrir sus economías, en medio de advertencias de expertos sobre posibles rebrotes de coronavirus.
Trump destacó hoy que la curva de contagios empezó a decrecer en 23 estados y, a continuación, su gobierno presentó resultados preliminares que demostrarían que la transmisión del virus es menor en climas calurosos y húmedos.
En consecuencia, pronosticó que la situación nacional mejorará sustancialmente en los próximos meses, cuando llegue el verano.
Sin embargo, uno de los mayores brotes del país se concentra en Florida, un estado con clima caluroso y húmedo, donde los casos confirmados ya superan los 28.800 y las muertes, las 960.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.