El gobierno del Reino Unido anunciará una flexibilización del régimen de confinamiento por el coronavirus desde el próximo lunes, a pesar de ser uno de los países más golpeados por la pandemia, lo que genera preocupación entre personal de salud porque las cifras de contagios aún siguen altas y prevén un rebrote.
"Estoy en contra de que se relajen las medidas del confinamiento por muy limitadas que sean. Tenemos un promedio de 600 muertes diarias, no como en España e Italia", expresó en diálogo con Télam Eva Peña Charlón, jefa de planta en Neurocirugía del King’s College Hospital de Londres.
"Me parece una vergüenza, ya no lo digo como enfermera sino cómo ciudadana, además el confinamiento inglés ya ha sido mucho más suave que el resto y si se levanta probablemente habrá un repunte, como el que está habiendo en Italia y en España, sobre todo en Castilla y León", afirmó.
Según Peña Charlón, en su hospital tienen preparado un protocolo preventivo en caso de que haya un nuevo pico del virus porque consideran que si bien, no será muy grave, ocurrirá.
"Ha habido una reducción de los casos en los hospitales y las salas de cuidados intensivos están medio vacías, pero todavía está muriendo mucha gente todos los días, relajar las normas me parece muy prematuro e irresponsable de parte del gobierno", dijo por su parte Joan Pons Laplana, enfermero del Hospital de Chesterfield, al norte de Inglaterra.

Me parece increíble que siendo el país con más muertes en Europa, el primer ministro diga que ha sido muy exitosa la estrategia del Gobierno contra el coronavirus”

Eva Peña Charlón, jefa de planta en Neurocirugía del King’s College Hospital de Londres

Según Pons Laplana, que fue galardonado entre otros premios, como el Enfermero del Año en el Reino Unido en 2018, el gobierno británico otra vez está poniendo la economía por delante de las personas.
"Me parece increíble que siendo el país con más muertes en Europa, el primer ministro diga que ha sido muy exitosa la estrategia del Gobierno contra el coronavirus. Si no llega a ser exitoso, no sé cuantos más se iban a morir, me parece una barbaridad", ironizó en diálogo con Télam.
Recordó que el primer caso de coronavirus en el Reino Unido se detectó en enero y el Gobierno tardó dos meses en ordenar el confinamiento, mientras que otros países como Argentina y Portugal o Nueva Zelanda tardaron tres días en encerrarse y los resultados los "estamos viendo", mientras "aquí cada día mueren entre 600 y 700 personas".
"Este año, según las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas, en el Reino Unido tenemos un exceso de casi 45.000 muertes respecto al año anterior, eso te da una visión de lo que está pasando", afirmó.
Según Pons Laplana, la capacidad de ventiladores de la unidad de Cuidados Intensivos del Hospital se duplicó y si bien se redujeron las muertes en los hospitales, se prevé que habrá un repunte por lo cual esas salas se mantendrán hasta septiembre.
"Este virus se transmite muy fácilmente y ahora la gente se lo ha tomado más en serio, sin embargo en los últimos días hubo una relajación en las medidas y en mi ciudad la gente está toda en la calle", contó.

También criticó al Gobierno porque no cerró los aeropuertos y no está controlando a los 15.000 pasajeros que llegan por día.
Consultado sobre el motivo por el cual las cifras de muertes diarias todavía siguen siendo altas si se redujo mucho la cantidad de pacientes en los hospitales, Pons Laplana, estimó que es porque está muriendo mucha gente en las residencias de ancianos.
En ese sentido, Peña Charlon dijo que desde hace tres semanas en los hospitales casi no están ingresando enfermos de coronavirus y las salas habilitadas con más camas ahora están vacías, "lo que la hace pensar que las muertes están ocurriendo en otro lado",
"Estamos todos muy preocupados en cierta forma, porque vemos que las cifras de muertes siguen siendo altas, pero casi no están ocurriendo en los hospitales. No nos cuadran los datos, yo no sé si todos estas muertes son de personas que viven en las residencias de ancianos", se preguntó.
En su opinión, los empleados de las residencias no tienen buenos equipos de protección como en los hospitales y con que uno contraiga el virus, es suficiente para infectar a todos por lo que los ancianos que en su mayoría tienen problemas y patologías previas, se terminan muriendo.
"Estamos tranquilos en los hospitales, pero preocupados porque no sabemos donde están ocurriendo las muertes", reiteró.
Dijo que muchos de los quirófanos que se habían habilitado con más camas de cuidados intensivos ahora están vacíos y recordó que el Hospital de campaña Nightingale de Londres que abrió sus puertas el 3 de abril con espacio para 4.000 pacientes de coronovirus será puesto en standbay en los próximos días, debido a que casi no tienen enfermos.
El martes pasado el Reino Unido fue el primer país europeo que superó las 30.000 muertes por coronavirus, por delante de Italia y España, mientras que las autoridades sanitarias revelaron que hubo infecciones en más de 2.000 residencias de ancianos en Inglaterra, sin especificar la cantidad de víctimas fatales por la enfermedad.
Muchas de las muertes ocurren en hogares de ancianos donde generalmente no se les ofrecen test de coronavirus cuando presentan síntomas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.