El primer ministro ruso, Mijail Mishustin, informó este jueves que dejará de ejercer temporalmente sus funciones por haber contraído el coronavirus, mientras que el país superó la barrera de los 100.000 casos confirmados y de las 1.000 muertes por el brote.
"Estimado Vladimir Vladimirovich acabo de enterarme de que las pruebas a las cuales me había sometido resultaron positivas por coronavirus", anunció el premier en una reunión por teleconferencia con el presidente ruso, Vladimir Putin, según reportó el portal de noticias Sputnik.
(EW)Tengo que mantener el régimen de autoaislamiento y cumplir con las instrucciones de los médicos(A)Mijail Mishustin(A)(FW)
El primer ministro ruso, en el poder desde enero pasado, cedió provisionalmente el cargo al viceprimer ministro, Andréi Beloúsov.
Esta decisión fue aceptada por Putin, quien dos días antes había pedido a Mishustin presentar el 5 de mayo las recomendaciones para iniciar el proceso de desconfinamiento gradual y por regiones, en caso de que la situación epidemiológica lo permita.

Sin embargo, el jefe del Kremlin decidió ayer prolongar hasta mediados de mayo la cuarentena obligatoria. En las últimas 24 horas fueron diagnosticados 7.099 nuevos pacientes con coronavirus, la cifra más alta desde el inicio de la enfermedad en en el país, con lo que el registro total de contagiados se eleva actualmente a 106.498.
Desde el estallido del brote en Rusia, el nuevo coronavirus ha causado la muerte a un total de 1.073 personas, 101 de las cuales fallecieron en la última jornada, según indicaron las autoridades sanitarias.
La capital, Moscú, sigue siendo el principal foco de infección del país con 53.739 casos y 611 decesos, reportó la agencia de noticias EFE.
La flexibilización del aislamiento

Putin anunció ayer la prórroga hasta el 11 de mayo el periodo de confinamiento y de restricciones a la actividad económica con el fin de ralentizar la propagación de la epidemia.
Con ese fin, el jefe del Kremlin declaró no laborables los días 6, 7 y 8 de mayo, con lo que las vacaciones "retribuidas" – en vigor durante todo abril- se extendieron hasta el 12 de mayo, cuando acaba el puente por una de las fiestas más populares en este país, el 9 de mayo, que conmemora la victoria soviética en la Segunda Guerra Mundial.
Aunque la letalidad de la Covid-19 en Rusia, en torno al 1% según las estadísticas oficiales, es muy inferior a la que se observa en casi la totalidad de los países europeos, las autoridades han advertido que aún no sea ha llegado al pico de la pandemia.
"Es un virus traicionero (…). Cuando aparentemente se produce una mejoría y hay una notoria remisión de los síntomas, vuelve a atacar. Por eso es importante detectar oportunamente los cambios en el estado del paciente", explicó hoy el ministro de Sanidad ruso, Mijail Murashko, en declaraciones al canal de televisión Rossia-1.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.