La presidencia francesa del G7 buscará durante la cumbre que comienza el sábado acordar un mecanismo para impedir que las grandes empresas de Internet eludan impuestos a través de elegir donde pagar, según sus conveniencias.
También tratará de instaurar un tipo mínimo para el impuesto a las empresas que ponga ciertos límites a la competencia fiscal sin cuartel entre países, que amenaza la recaudación pública y beneficia a los paraísos fiscales, informó hoy la agencia EFE.
Estos dos puntos habían sido discutidos en la reunión de ministros de Finanzas que los miembros del G7 mantuvieron a mediados de julio en Chantilly, al norte de París, y si bien hubo principio de acuerdo sobre su implementación, Estados Unidos hizo evidente su oposición a los impuestos instaurados por Francia.
A comienzos de julio el Parlamento francés aprobó un gravamen del 3% de las ventas que generen en suelo galo aquellas empresas digitales extranjeras con ingresos superiores a los 750 millones de euros, de los cuales al menos 25 millones de euros se generen en el país europeo.
Con esos precedentes, los siete países más industrializados del mundo llegan a esta cumbre en Biarritz con un acuerdo frágil, como lo ilustran las amenazas de sanción que el presidente estadounidense, Donald Trump, siguió lanzando desde entonces a Francia por el llamado impuesto GAFA (en referencia a Google, Amazon, Facebook y Apple).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: