El gobierno italiano afirmó que espera tener para "la semana próxima" un primer balance de la flexibilización de la cuarentena que inició hace dos días con la reapertura de parques y el regreso al trabajo de más de 4 millones de personas, al tiempo que dejó abierta la posibilidad a adelantar la segunda fase de reaperturas si se mantiene la baja en los contagios de coronavirus.
"Epidemiológicamente, los signos de cómo fue el inicio de la flexibilización se interpretarán la próxima semana", dijo el presidente del Instituto Superior de Sanidad (ISS), Silvio Brusaferro, en declaraciones que reproduce hoy la edición online del diario Corriere.
Según Brusaferro, "del análisis de los datos entenderemos si el comportamiento de los ciudadanos ha sido virtuoso".
El alivio de la cuarentena que rige desde el lunes permite además el ejercicio en lugares al aire libre y la apertura de negocios de comida para envíos a domicilio y venta "para llevar", y las 4,4 millones de personas que regresaron a sus trabajos deben cumplir estrictas medidas sanitarias en el transporte público.

Este miércoles, el ministro para los Asuntos Regionales y las Autonomías, Francesco Boccia, aseguró que si se mantiene la tendencia a la baja de la curva epidemiológica, "es probable" que algunos bares y peluquerías puedan abrir antes del 1 de junio, la fecha estipulada para la tercera etapa de la flexibilización.
De acuerdo a un decreto firmado por el premier Giuseppe Conte, las próximas etapas del levantamiento gradual de la cuarentena comenzarán a nivel nacional el 18 de mayo, con la reapertura de negocios minoristas, y el 1 de junio, con el funcionamiento pleno de bares y restaurantes, aunque según las declaraciones de Boccia al diario Repubblica podría haber un adelantamiento por regiones.
Para Brusaferro, "la clave del éxito de este tipo de experimentación radica en la conciencia de que cada uno de nosotros participa personalmente y puede marcar la diferencia", agregó, luego de que Conte felicitara este martes a los italianos por su "prudencia" en las primeras horas de la salida gradual de la cuarentena vigente desde el 10 de marzo.
"Todavía estamos en la epidemia. Decimos aperturas sí, pero con extremo cuidado en su gestión", advirtió Brusaferro.
Según el funcionario, "sería "un error pensar que el peligro ha pasado y olvidar que podríamos retroceder".
"Me parece que todos hemos aprendido nuestra lección. Si continuamos así, podemos permitirnos más libertad y continuar con otras reaperturas controlando la propagación del virus", avanzó.

⭕️ LA SICUREZZA SUL LAVORO È LA PRIORITÀ ASSOLUTA
Chi oggi antepone la propaganda politica alla sicurezza dei cittadini se ne assumerà la responsabilità civile e penale.@pdnetwork
👉 https://t.co/8g3dKw0ren pic.twitter.com/CCfTbBeH4N

— Francesco Boccia (@F_Boccia) May 6, 2020

Números
Este miércoles, la Protección Civil informó que la cantidad de positivos llegó a 91.528, el dato más bajo desde el 5 de abril, con 6.939 personas menos que el martes.
De todos modos, en las últimas 24 horas murieron 369 personas, con un total de 29.684 desde el inicio de la pandemia, aunque en un contexto de continuo descenso de los nuevos casos y de suba de los curados y recuperados, que de ayer a hoy superaron las 8.000 personas.
Clases
Desde el plano educativo, la ministra de Educación, Lucia Azzolina, planteó la propuesta de que, cuando reanuden las clases en septiembre, se adopte un sistema mixto de clases presenciales y lecciones virtuales para evitar aglomeraciones en las aulas.
En declaraciones televisivas, Azzolina aclaró de todos modos que la idea es por el momento "una hipótesis" por la que la mitad de cada clase estaría presente en aula y la otra mitad seguiría, al mismo tiempo, la lección de forma online.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.