El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) advirtió hoy que más de 1,9 millones de niños se vieron forzados a dejar sus estudios debido a una ola de violencia en países de la región de África central y occidental.
Según Unicef, más de 9.000 escuelas fueron cerradas en Burkina Faso, Camerún, Chad, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Malí, Níger, y Nigeria hasta el mes de junio debido a la inseguridad.
"Los ataques deliberados y las amenazas a la educación convierten en sombrío el panorama de los niños, las familias y las comunidades en toda la región", alertó la directora ejecutiva adjunta de la agencia de las Naciones Unidas, Charlotte Petri Gornitzka, quien viajó esta semana a Malí.
"Visitamos un campamento de desplazados en Mopti, en Malí, y conocimos a los niños que estudian en un espacio seguro provisto por Unicef. Es evidente la importancia de la educación para esos menores y sus familias", subrayó Gornitzka.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: