La embajadora de la Asamblea Legislativa de Venezuela, Elisa Trotta, con Michael Kozak y Mauricio Claver-Carone. La reunión se concretó horas después de que los funcionarios llegaran a Buenos Aires.
La embajadora de la Asamblea Legislativa de Venezuela, Elisa Trotta, con Michael Kozak y Mauricio Claver-Carone. La reunión se concretó horas después de que los funcionarios llegaran a Buenos Aires.

Los enviados del gobierno de Donald Trump a la asunción de Alberto Fernández no perdieron tiempo. A las pocas horas de llegar a Buenos Aires se reunieron con la embajadora de la Asamblea Nacional venezolana Elisa Trotta Gamus en la residencia del embajador norteamericano en la Argentina.

Michael Kozak, secretario adjunto del Departamento de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental, y Mauricio Claver-Carone, asesor especial del presidente Donald Trump para asuntos del Hemisferio Occidental, reiteraron su “compromiso con la lucha de los venezolanos para recuperar la libertad y la democracia”, según transmitió la delegación venezolana del presidente encargado Juan Guaidó en nuestro país a través de un comunicado de prensa.

La representante diplomática, se detalló, “agradeció el respaldo y manifestó la necesidad de aumentar la presión sobre el régimen de Nicolás Maduro, con sanciones como las adoptadas por los países miembros del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), que restringen el ingreso y tránsito de 20 personas vinculadas a la dictadura militar por el continente americano”.

Trascendidó que Nicolás Maduro había designado a Jorge Rodríguez para asistir a la ceremonia del traspaso presidencial, el principal estratega de su gobierno y que figura en la nómina de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), que encabeza el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Al mismo se lo vio en el recinto aunque desde el equipo de Fernández se transmitió que en realidad se trataba de Héctor Rodríguez, gobernador de Miranda; ocultando la presencia de Jorge Rodríguez.

La representación diplomática que envió Estados Unidos a la asunción de Fernández está integrada por Kozak, un funcionario de gran responsabilidad institucional en relación con la región mientras que Claver-Carone tiene vínculo estrecho con Trump y sigue especialmente el cambio de Gobierno en Argentina. De hecho, cuando Fernández visitó México viajó especialmente para reunirse con él, en un encuentro donde la crisis venezolana fue tema central de la agenda.

De origen cubano, se lo considera un halcón en la Casa Blanca y no oculta que quisiera que Maduro se fuera cuanto antes del poder. En la reunión que mantuvo con Fernández, donde estuvo presente también el designado canciller Felipe Solá, Claver le dijo al nuevo presidente que “Estados Unidos quiere que seas exitoso”, según reveló a Infobae un miembro de la comitiva argentina.

Trotta, por su lado, consideró que “el cerco diplomático a los personeros del régimen venezolano debe ser cada vez mayor. Los responsables de graves violaciones a los derechos humanos, de vulnerar el orden democrático en Venezuela y de la mayor trama de corrupción, no pueden andar impunemente”. Representan una amenaza para la paz y la seguridad de la región.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: